EFE
27 de julio de 2013 / 03:30 p.m.

El Cairo • Al menos 120 personas murieron en las últimas horas y unas 4,000 resultaron heridas en choques entre partidarios del depuesto presidente Mohamed Mursi y la policía en el distrito cairota de Ciudad Naser, informaron hoy los Hermanos Musulmanes.

La Hermandad, que citó fuentes del hospital de campaña de la plaza de Rabea al Adauiya, señaló en su página web que la mayoría de las víctimas presenta disparos de bala en la cabeza, el cuello y el pecho.

El Ministerio de Sanidad por el momento no ha confirmado estas cifras de muertos y heridos.

Según los islamistas, la policía abrió fuego a primera hora de la mañana contra los seguidores de Mursi cerca del monumento del soldado desconocido, en el camino de Nasr, en las proximidades de Rabea al Adauiya, donde los Hermanos Musulmanes y otros grupos afines mantienen una acampada.

Una fuente de los servicios de seguridad dijo que los enfrentamientos comenzaron cuando los partidarios del depuesto presidente intentaron bloquear el puente 6 de Octubre, uno de los principales de la ciudad.

Los efectivos del orden advirtieron a los manifestantes que no lo hicieran, pero estos insistieron y se iniciaron los choques.

La fuente subrayó que la policía intentó dispersar con gases lacrimógenos a los islamistas, que respondieron arrojándoles piedras y con disparos de perdigones.

Por otro lado, los Hermanos señalaron que al menos siete personas fallecieron y 250 resultaron heridas ayer en enfrentamientos con agentes policiales en las inmediaciones de la mezquita de Al Qaed Ibrahim en la ciudad de Alejandría, en el norte de Egipto.

Hasta ahora, el Ministerio de Sanidad ha confirmado que en esos incidentes hubo al menos cinco muertos y 147 heridos.

Este viernes, Egipto vivió marchas multitudinarias a favor y en contra del golpe de estado que derrocó a Mursi el pasado 3 de julio.

En la capital, los islamistas llevaron a cabo concentraciones en Rabea al Adauiya y en la plaza del Nahda, en Giza, mientras que decenas de miles se congregaron en la plaza Tahrir y sus alrededores para respaldar a las fuerzas armadas.