6 de abril de 2013 / 03:07 a.m.

 

 

Roma • El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, indultó hoy al coronel Joseph L. Romano III, uno de los 26 agentes estadunidenses condenados por el caso del secuestro en 2003 del eximán Abu Omar cuando salía de su residencia de Milán (norte de Italia).

Mediante un comunicado, la Presidencia de la República italiana informa de la gracia concedida por Napolitano (cuyo mandato expira el mes que viene) a Romano, condenado por participación en secuestro con agravantes a siete años de prisión por el Tribunal Supremo italiano en septiembre pasado.

"La decisión ha sido adoptada tras haber conseguido la documentación relativa a la petición planteada por su abogado, las observaciones presentadas por el fiscal general de Milán y el parecer favorable del Ministerio de Justicia", reza la nota.

"En la base del indulto -prosigue-, el jefe del Estado ha tenido en cuenta, en primer lugar, el hecho de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pusiera fin al enfoque anterior sobre los desafíos a la seguridad nacional, ligado a un preciso y trágico momento histórico, con prácticas consideradas por Italia y la Unión Europea como no compatibles con lo propio de un Estado de derecho".

La Presidencia de la República alude además a la sentencia del Supremo sobre Romano, en la que se reconocía el "drama de la caída de las torres gemelas en Nueva York (el 11 de septiembre de 2001) y el clima de miedo y preocupación que rápidamente se difundió por todo el mundo".

En este indulto ha mediado además, según la Jefatura del Estado, el cambio en el Código de Procedimiento Penal introducido el pasado marzo sobre los modos y los términos en los que el Ministerio de Justicia italiano renuncia a su jurisdicción sobre los delitos cometidos por los militares de la OTAN en su territorio.

Con este indulto, Napolitano ha pretendido además dar una solución a un asunto considerado "sin precedentes" por EU, país "amigo y aliado" de Italia, por condenar a un militar estadunidense de la OTAN por hechos "considerados legítimos en base a las medidas adoptadas" tras el 11-S.

En septiembre pasado el Tribunal Supremo ratificó las condenas impuestas por este caso a 26 agentes de la CIA, entre ellos a Romano, por el Tribunal de Apelación milanés, que en diciembre de 2010 amplió sus penas de cárcel hasta siete y nueve años, frente a las de cinco y ocho dictaminadas en primera instancia.

El pasado 1 de febrero, en una de las repeticiones de los juicios en los que quedó dividido el caso, el Tribunal de Apelación de Milán condenó a 7 años de reclusión al exjefe de la CIA en Italia Jeff Castelli y a 6 años a otros dos agentes, Betnie Medero y Ralph Russomando, quienes habían sido absueltos antes.

Solo once días después, el Tribunal de Apelación milanés condenó además a penas de entre 10 y 6 años de prisión a Nicolò Pollari y Marco Mancini, antiguos responsables de los servicios secretos de Italia, así como a otros tres agentes italianos.

El caso juzga el secuestro del eximán de Milán Abu Omar, quien fue retenido cuando salía de su casa por agentes de la CIA y trasladado a Egipto, donde fue encarcelado y sufrió torturas, según denunció él mismo después de ser excarcelado a principios de 2007.

Este fue el primer caso de los llamados "vuelos de la CIA" que se juzgó en Europa y a pesar de las cartas rogatorias enviadas a Estados Unidos por la justicia italiana, los agentes nunca se presentaron a declarar.

 EFE