10 de abril de 2013 / 02:05 p.m.

La línea de cruceros italiana Costa Crociere SpA 1 fue multada el miércoles por una juez con un millón de euros (1,3 millones de dólares) por el naufragio del navío Concordia en el que murieron 32 personas en 2012.

Costa había solicitado un acuerdo extrajudicial para responder a las sanciones administrativas, que bajo la ley italiana se aplican a compañías cuyos empleados cometen delitos. La juez Valeria Montesarchio del tribunal de Grosseto, en la región de la Toscana, aceptó el acuerdo después de una audiencia.

Costa, una división de Carnival Corp. con sede en Miami, ha buscado culpar completamente del desastre al capitán Francesco Schettino, que sacó al crucero de su ruta establecida y lo encalló contra un arrecife frente a la isla toscana de Giglio el 3 de enero de 2012. El percance dejó una hendedura de 70 metros (230 pies) de longitud en el casco, lo que provocó que el navío zozobrara.

Los fiscales de Grosseto buscan una acusación formal contra Schettino y otras cinco personas bajo cargos que incluyen homicidio imprudencial. Una audiencia preliminar a puerta cerrada está programada para el lunes, pero se desconoce si la juez ordenará entonces que haya un juicio.

Entre los cinco acusados están el timonel, otros dos oficiales que se encontraban en el puente durante el choque y el funcionario de Costa en tierra que estaba manejando la crisis.

Schettino está acusado de homicidio imprudencial, de provocar un naufragio y abandonar el navío antes de que todos los pasajeros fueran evacuados. Los pasajeros han narrado que la evacuación fue angustiosa; para cuando el capitán la ordenó, el buque estaba tan inclinado hacia un costado que ya no era posible bajar muchos botes salvavidas al mar.

El capitán se ha presentado a sí mismo como un héroe y ha afirmado que, gracias a sus hábiles maniobras tras la colisión, el barco pudo acercarse al puerto y ello ayudó a salvar vidas. También sostuvo que el arrecife no aparecía en las cartas de navegación del Concordia.

Sin embargo, los marineros de la zona dicen que éste es un conocido atractivo turístico en las aguas frente a Giglio.

El buque permanece sobre un costado en el puerto de la isla. Continúan los esfuerzos para enderezarlo y llevárselo de allí.

AP