5 de julio de 2013 / 01:33 p.m.

París• Los gobiernos de Francia e Italia rechazaron ayer la solicitud de asilo de Edward Snowden, el ex informático de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadunidense que reveló un programa de espionaje de Washington, anunciaron el ministerio del Interior galo y de Asuntos Extranjeros italiano.

“Francia recibió, como muchos otros países, por intermedio de su embajada en Moscú, un pedido de asilo de Edward Snowden. Teniendo en cuenta los elementos de análisis jurídico y de la situación del interesado, no será aceptado”, informó el ministerio galo en un comunicado.

“Estados Unidos es un país amigo, una democracia con una justicia independiente. Tenemos que dejar que Estados Unidos trate este asunto”, explicaron las autoridades francesas al dar cuenta de la decisión.

Mientras, la canciller italiana, Emma Bonino, dijo que “el pedido de asilo de Snowden fue presentado a través de un fax enviado a la embajada de Italia”, pero que “las normas prevén que la persona que pide asilo debe presentarse personalmente” en la embajada o en el territorio italiano.

“Consecuentemente, no cumple las condiciones para que sea aceptado”, agregó la canciller.

Según el portal WikiLeaks, el joven informático quien es perseguido por Estados Unidos, pidió asilo a 21 países, entre ellos Rusia, Islandia, Ecuador, Cuba, Venezuela, Brasil, India, China, Alemania y Francia, sin embargo hasta ahora no le ha sido concedido, por lo que se encuentra bloqueado desde el 23 de junio en el aeropuerto de Sheremetievo, en Moscú.

España, Polonia, India y Brasil son algunos de los países que decidieron no darle asilo a Snowden.

En tanto, el diario Le Monde reveló ayer que los servicios de inteligencia galos interceptan “todas las comunicaciones” en Francia para almacenarlas “durante años” fuera de todo control.

Según el periódico francés, la Dirección General de Seguridad Exterior, el servicio de inteligencia galo, almacena las señales electromagnéticas emitidas por computadores en Francia, así como la información que circula entre Francia y el extranjero: “Todas nuestras comunicaciones son espiadas”, afirmó Le Monde.

El objetivo es reunir información sobre quién se contacta con quién, ya sea por teléfono, correo electrónico, Facebook y Twitter, más que el contenido de las comunicaciones en sí, informó el diario citando a un ex jefe de los servicios de inteligencia y un miembro del legislativo, cuyos nombres no difundió.

AGENCIAS