13 de marzo de 2013 / 11:31 p.m.

Zagreb, Croacia • Cuatro partidos eslovenos firmaron hoy un acuerdo de coalición para forma un Gobierno de centroizquierda, encabezado por la presidenta de formación Eslovenia Positiva (PS), Alenka Bratusek.

"Hoy finaliza la crisis política en nuestro Estado", declaró Bratusek ante la firma, expresando su alegría porque sus socios "hayan encontrado un común denominador para el bien del país", según recoge la agencia de noticias eslovena STA.

El acuerdo ha sido firmado poco antes de que mañana expire el plazo de 15 días que Bratusek tenía para formar su gabinete, desde que el pasado 27 de febrero cayese el gobierno conservador del primer ministro Janez Jansa, acusado de corrupción, y ella recibiera el encargo parlamentario de formar un nuevo Ejecutivo.

La coalición del nuevo gobierno está formada por dos partidos hasta ahora opositores, el PS y los Social-Demócratas (SD), y dos que semanas atrás formaban parte del Ejecutivo de Jansa, el Partido de los Jubilados (DeSUS) y la Lista Cívica (DL), pero que abandonaron la coalición tras las acusaciones de corrupción contra el político conservador.

La agrupación, que controlará 50 de los 90 escaños parlamentarios, ya tiene candidatos para los ministerios, anunció Bratusek, pero no quiso desvelar los nombres que mañana presentará al Parlamento. El Parlamento podría votar la investidura del nuevo gobierno, el undécimo desde la independencia de Yugoslavia en 1991, en el plazo de diez días, según la prensa eslovena.

"Prometo que se inicia un período de cooperación, concertaciones y búsqueda de soluciones positivas para todos nuestros ciudadanos", declaró hoy Bratusek. La formación de un nuevo gobierno por parte de la oposición evita por ahora la convocatoria de elecciones anticipadas poco más de un año después de las anteriores, de diciembre de 2011.

En opinión de los analistas, unos nuevos comicios anticipados en este momento agravarían la ya muy delicada situación económica y podrían desembocar en un rescate financiero de la Eurozona. Bratusek anunció hace dos semanas una política de menor austeridad y más acento en el crecimiento que la sostenida por el gobierno conservador.

Hoy subrayó que la prioridad absoluta de la nueva coalición será el saneamiento del sector bancario y la consolidación de las finanzas públicas. El mayor problema que lastra la economía eslovena son los "activos tóxicos" de sus bancos, por valor de 6,700 millones de euros o el 19% del PIB, según fuentes oficiales.

EFE