11 de enero de 2013 / 02:11 p.m.

 El juez federal a cargo del caso contra James Holmes, acusado de la masacre en una sala de cine en Aurora (Colorado, EU) en julio pasado, determinó hoy que hay suficientes pruebas en su contra para iniciar un juicio.

La fiscalía ""logró establecer que hay causa probable para creer que el acusado cometió los delitos de los que se le acusa"", determinó el juez William Sylvester, al concluir una audiencia preliminar de tres días.

Sylvester, cuya decisión no causó sorpresa, también determinó que Holmes permanecerá en la cárcel sin derecho a fianza. Holmes afronta 166 cargos por la masacre del pasado 20 de julio que dejó 12 muertos y 70 heridos, 58 de estos por los disparos.

Entre los cargos figuran homicidio e intento de homicidio, por el ataque durante la exhibición nocturna de la última secuela de la película "Batman". Aunque estaba previsto que mañana mismo, tras ser instruido formalmente de cargos, Holmes declarara su inocencia o culpabilidad, sus abogados defensores pidieron hoy postergar la fecha.

""La defensa le ha notificado al fiscal del distrito que no está preparada para proceder a la instrucción de cargos en este caso"", dijeron los defensores públicos Daniel King, Tamara Brady y Kristen Nelson. La defensa también dejó en claro su oposición a la presencia de cámaras en el tribunal y el juez Sylvester deberá responder a esa petición mañana.

Previo a la petición de la defensa, un portavoz del tribunal había indicado que Sylvester está abierto a la idea de permitir cámaras de fotografía y televisión en la sala durante el juicio.

A lo largo de la audiencia preliminar esta semana en el Condado Arapahoe, la fiscalía ofreció detalles sobre los presuntos planes de Holmes para llevar a cabo la matanza en la sala de cine, al punto que adquirió una extensa cantidad de armas y municiones.

Según las autoridades, la policía de Aurora recuperó de la escena del crimen un total de 209 municiones de un rifle AR-15 y otras 15 de una pistola calibre 40. Varios agentes de la policía ofrecieron testimonio en el sentido de que Homes parecía "muy relajado" y no mostraba "respuesta emocional normal alguna" cuando la Policía lo detuvo.

La defensa argumentó que Holmes, de 25 años, padece de una enfermedad mental. Los cargos presentados contra el ex estudiante de neurociencia implican que, de ser declarado culpable, podría enfrentarse a la pena de muerte. Sin embargo, los fiscales todavía no se han pronunciado al respecto.

EFE