2 de junio de 2013 / 02:14 p.m.

Tokio • Japón anunció hoy la concesión de una ayuda para los próximos cinco años de cien mil millones de yenes (765 millones de euros, unos 993 millones de dólares) para el desarrollo y la asistencia humanitaria en el Sahel, con el objetivo de luchar contra la inestabilidad y el terrorismo.

En el marco de la segunda jornada de la V Conferencia Internacional para el Desarrollo de África (TICAD), que se celebra hasta mañana, lunes, en Yokohama (sur de Tokio), el primer ministro nipón, Shinzo Abe, matizó que la ayuda servirá para poner en marcha "acciones concretas" contra las dificultades que afronta la zona.

En este sentido, Abe anunció un programa para instruir a dos mil personas en la lucha antiterrorista en los países del Sahel, con el objetivo de "mantener la seguridad y el orden público". Gran parte del monto concedido servirá además para impulsar la educación, la sanidad, la asistencia a jóvenes y mujeres, el desarrollo de las pequeñas localidades y para fortalecer el diálogo.

Abe además quiso recordar "el tremendo golpe" que supuso para el pueblo japonés el asalto a una planta petrolera en el sur de Argelia por parte de un grupo salafista a principios de año, y que se saldó con la muerte de 38 trabajadores de la planta, entre ellos diez ciudadanos nipones, y 29 terroristas.

"Después de este incidente, Japón se dio cuenta una vez más de que la estabilidad en la región del Sahel, que conecta el norte de África y el África subsahariana, es indispensable para la prosperidad de África septentrional y occidental", afirmó en su discurso.

El anuncio se produce después de que ayer, durante la jornada inaugural de la conferencia internacional, el Gobierno nipón aprobara un paquete de ayuda económica quinquenal para África por valor de 3.2 billones de yenes (cerca de 24,500 millones de euros).

"Es nuestro sincero deseo que en la región del Sahel se restaure la paz y la estabilidad, y que recupere su lugar como centro de prosperidad en el norte y el oeste de África", añadió el jefe del Ejecutivo nipón.

El TICAD (Tokyo International Conference on African Development), al que acuden representantes y líderes de cerca de 50 países africanos y colaboran organizaciones como las Naciones Unidas o el Banco Mundial, se celebra cada 5 años en Japón con el objetivo de analizar el desarrollo en África y fomentar diálogo e inversión.

Al margen de la ayuda aprobada hoy para la región del Sahel, a finales de enero el Ejecutivo nipón anunció la concesión de 120 millones de dólares en ayuda también dirigida a estabilizar esta zona y respaldar las actividades humanitarias en Mali.

EFE