12 de enero de 2014 / 03:12 p.m.

Nueva York.- El colombiano John Leguizamo comenzó en el cine de Estados Unidos en los 80, cuando ser latino era la excepción, pero ahora, cuando estrena la comedia "Ride Along" y con un hueco más que hecho en Hollywood, cree que el país "sabe que los latinos tenemos más poder, gastamos dinero y vamos mucho al cine"."Pero todavía queda mucho. Ahora tenemos que crear material de calidad, desarrollar nuestra fuerza creativa. Aunque mira 'Gravity', dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón y que suena como una de las grandes apuestas para los Óscar. Mira Guillermo del Toro, que hace grandes producciones de acción", explica Leguizamo en una entrevista con Efe.Después de haber conseguido una nominación al Globo de Oro por ser una "drag queen" en "To Wong Foo, Thanks for Everything Julie Newmar"; de haber sido el pintor francés Toulousse Lautrec en "Moulin Rouge" o el Luigi de "Super Mario Bros", la última reencarnación de Leguizamo en cine es mucho más moderada.En "Ride Along" se mete en la piel de un policía del que convienen no desvelar muchos secretos, pieza fundamental en la trama que protagonizan el rapero Ice Cube y al cómico afroamericano de moda, Kevin Hart."Ride Along" se estrena el próximo día 17 en Estados Unidos y Leguizamo desempeña un papel episódico. "El personaje era más chico y lo agrandamos. Hicimos mucha improvisación y se agrandó", asegura Leguizamo, quien reconoce que no le importa hacer un rol secundario siempre y cuando trabaje con gente interesante.O como en este caso, "en el guión más chistoso que nunca había leído. Estaba leyéndolo en el 'subway' y me estaba riendo a carcajadas", prosigue."Ride Along" es la historia de un aspirante a policía (Hart) que, para acceder a la academia de policía de Atlanta, tendrá que ganarse a su cuñado (Cube), con el que no tiene buena relación. Sus métodos antagónicos son los que generan las situaciones cómicas sobre las que se sustenta el filme."El mensaje de la película es que tienes que ser tu mismo para ganar a la vida", asegura. Él, como actor, ha tenido que afrontar diferentes pieles."He buscado cosas que me reten, nunca he querido trabajar por trabajar. Esta película era una oportunidad para estar con Ice Cube, un rapero al que siempre he admirado, y Kevin Hart, que es el chico más divertido que he conocido nunca", asegura.Sus próximos proyectos le unen a nombres como Scarlett Johansson, Robert Downey Jr. y Dustin Hoffmann (en la comedia romántica "Chef") o Ethan Hawke y Ed Harris en la shakespeariana "Cymbeline"."Con nombres así, ¿a quién le importa tener un papel secundario o terciario?", reconoce satisfecho quien también se ha puesto a las órdenes de Brian de Palma (en "Carlito's Way") o ha aparecido en series como "ER" o "My Name is Earl".Entre sus experiencias, recuerda con cariño sus rodajes con el australiano Baz Luhrman, con el que trabajó en "Romeo+Julieta" y en "Moulin Rouge". Respecto a esta última reconoce que fueron "ocho meses de trabajo y nos convertimos en una especie de compañía teatral, ensayando los números como en una escuela de baile".Sus registros vocales también le han llevado al cine de animación, donde ha puesto voz a Sid, el perezoso de la era glacial en la exitosa saga de "Ice Age" o, recientemente, en "Walking with Dinosaurs 3D".Pero en las tablas del teatro es donde Leguizamo, en cambio, ha tenido todo el protagonismo para él en el espectáculo de monólogos, "Ghetto Clown", que después de su exitoso paso por Broadway será emitido de manera especial por el prestigioso canal de televisión HBO.En él mismo se basta y se sobra. Recursos no le faltan para la oratoria y, de hecho, en el instituto le dieron el premio al "más hablador". "Era un premio de consolación, yo quería el de el mejor 'clown', pero como me quedaba siempre segundo o tercero me acabaron dando ese", concluye.

EFE.