2 de septiembre de 2013 / 04:24 p.m.

Ciudad del Vaticano • El papa Francisco convocó al mundo entero a una jornada de ayuno y oración por la paz en Siria el próximo 7 de septiembre, un gesto simbólico que recuerda el llamado del papa Juan Pablo II tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington, hace casi ya 12 años.

La jornada incluye, según el ex cardenal argentino Jorge Bergoglio, a todos los cristianos, así como a los fieles de otras religiones y a los no creyentes.

En un solemne llamado ante millares de personas en la Plaza de San Pedro para la oración del Ángelus, el Papa condenó el uso de armas químicas en Siria, pero reiteró su rechazo a cualquier intervención armada.

“Un grito se eleva con fuerza... es el grito de la paz.. ¡Nunca más la guerra!”, exclamó el Papa, retomando la célebre frase de Paulo VI ante la ONU en 1964, en plena guerra de Vietnam.

“El uso de la violencia no trae la paz. La guerra llama a la guerra. La violencia llama a la violencia”, señaló y convocó a las partes en conflicto a que tengan “el valor de negociar”.

Obama anunció el sábado su decisión de atacar al gobierno de Bashar al Asad, aunque pidió el aval del Congreso, de vacaciones hasta el 9 de septiembre, lo que aleja de hecho la perspectiva de una acción militar. Coincidencia o táctica, la jornada por Siria será dos días antes incluyendo una vigilia de oración vespertina en la plaza de San Pedro.

En Washington, el secretario de Estado, John Kerry, inició una campaña mediática en los programas dominicales de tv contra el uso del gas sarín en Siria para forzar al Congreso, reticente a aprobar un ataque. Pero según el senador demócrata Jim Himes, “no existe base para una resolución de atacar”.

“Lo que se pide es un cheque en blanco parcial” y no hay en el texto del proyecto de resolución ninguna referencia a que se descarte el envío de tropas terrestres, como lo había prometido el presidente (Barack) Obama”, dijo otro demócrata, Chris Van Hollen.

Revirtiendo décadas de decisiones presidenciales, Obama sorprendió el sábado al requerir el permiso del Congreso para usar la fuerza militar en Siria, una apuesta arriesgada ante la escasa cooperación entre el Ejecutivo y el Legislativo.

La Casa Blanca publicó el jueves un informe de sus servicios de inteligencia e israelíes según el cual hay una “fuerte certeza” de que el ejército sirio usó armas químicas en un suburbio de Damasco.

Interrogado por la cadena NBC, el senador republicano Rand Paul estimó en “50/50” las probabilidades de que un proyecto pase en la Cámara baja, aunque en el Senado su aprobación sería indudable. Los demócratas tienen mayoría en la Cámara alta, pero pocos congresistas han oficializado sus intenciones. En cualquier caso, necesitarán el apoyo de varios republicanos para alcanzar la mayoría de votos requerida (60 en 100).

Los cancilleres de la Liga Árabe acordaron ayer en El Cairo pedir a la ONU “que asuma sus responsabilidades”, como aplicar “medidas de disuasión necesarias”, pero no se menciona el recurso a bombardeos, que varios países miembros como Egipto, Argelia, Irak o Líbano califican de “injerencia extranjera”.

Claves

Más bombardeos

- Según el Observatorio sirio de Derechos Humanos “decenas de personas” murieron ayer por bombardeos del ejército, entre ellas 12 en la ciudad de Ruhabiya, incluyendo dos niños.

- La aviación siria mató además a nueve personas, incluyendo tres niños en las afueras de Damasco, afirmó en un comunicado el organismo civil con sede en Londres.

- El Observatorio de Derechos Humanos, que recaba información de una red de activistas y médicos, estima que al menos 110 mil personas murieron desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, incluyendo al menos 40 mil 146 civiles.

 — AGENCIAS