OMAR RAMOS/MILENIO DIGITAL
14 de septiembre de 2015 / 02:27 p.m.

Las Vegas.- Juan Gabriel demostró su poder de convocatoria en Las Vegas al reunir alrededor de 8 mil personas en el Mandalay Bay Events Center, donde presentó su espectáculo 'Bienvenidos al Noa Noa', la versión 2015 del show que ofrece en la ciudad del juego con motivo de las celebraciones de la independencia de México en este país. La hazaña es aún más notoria cuando Luis Miguel, la noche del sábado, logró reunir con esfuerzos un poco más de la mitad de la audiencia del lugar.

Desde los primeros acordes de 'Así fue', quedó claro que 'El Divo de Juárez' tenía toda la intención de ofrecer un recital que quedara para la memoria. De igual manera la audiencia desde el primer minuto de música demostró su amor por el cantante y compositor, gritando a todo pulmón cada uno de los temas que ha hecho clásicos contemporáneos en nuestro idioma.

Acompañado de la orquesta usual, con 10 coros y un mariachi, y teniendo de fondo un juego de pantallas que al centro mostraba cada uno de los gestos y afeminados movimientos que enloquecen a los presentes. Juan Gabriel presentó una versión de dos horas con 30 minutos de su espectáculo, eligiendo con cuidado sus temas inevitables. No hubo tiempo para números de relleno: 'Mi fracaso', 'Siempre en mi mente', 'Para que sufrir', 'La diferencia', 'Tu abandono', 'Tú sigues siendo el mismo' sonaron una tras otra, no dejando al público salir de la emoción generada con cada tema.

'Inocente pobre amigo' hizo que el centro de eventos del Mandalay Bay retumbara entre los gritos y aplausos de los presentes. Las sugestivas coreografías de 'Juanga' no se hicieron esperar en 'No tengo dinero' y el 'Noa noa' convirtió aquello en una gran fiesta, donde los 'Viva México', no se hicieron esperar.

'Abrázame muy fuerte' y una repetición de 'Así fue', marcaron el cierre de la velada, una donde Juan Gabriel dejo atrás al interprete que justo hace un año se recuperaba en términos de salud y lucia aún tranquilo en el escenario. Lo que se vio el domingo por la noche en Las Vegas fue a la leyenda, el showman que no deja de llenar cada una de las presentaciones que realiza gracias al carisma y un talento evidente.