EVA GÁNDARA | @EVAGANDARA
15 de octubre de 2016 / 11:47 p.m.

MONTERREY.- Sólo un rey puede hacer que el Palacio Sultán se cimbre al son de su música.

Tal como sucedió con la presentación de Selena Quintanilla, La Reina del Tex-Mex, en 1994, este sábado el Estadio de Béisbol Monterrey volvió a ser testigo de un espectáculo sin precedentes.

Julión Álvarez y su Norteño Banda reunieron a una multitud de personas en el recinto, donde por primera vez y tras casi cuatro años de ausencia de los escenarios regios, el cantante presentó su show "Mis Ídolos, Hoy mis Amigos" con el que consiguió que el público se rindiera a sus pies.

Entregado a sus seguidores El Rey de la Taquilla apareció en medio de las miles de personas al filo de las 23:10 horas. Una pasarela de más de quince metros de largo lo llevo al centro del escenario, donde su presencia acaparó las miradas, los flashes de las cámaras y los piropos de los asistentes que iluminaron el estadio con sus teléfonos móviles.

El tema "El Aferrado" dio inicio a un desenfrenado repertorio que incluyó desde hits de antaño, hasta lo más nuevo del intérprete chiapaneco, como su más reciente sencillo "Afuera Está Lloviendo".

Los asistentes tenían guardado un cúmulo de emociones que explotaron cuando la tuba, los clarinetes y saxofones emitían los sonidos de éxitos como "Y Así Fue", "Pongámonos de Acuerdo", "Dime", "El Amor de su Vida", "Te Hubieras Ido Antes" y "Márchate", durante los cuales el intérprete consiguió tener un coro monumental.

En jeans, vestidos cortos, tacones o botas, con gorra o sombrero el público disfrutó por igual del show donde la mayoría de las personas ubicadas en las butacas, gradas, palcos y en el campo de juego se mantuvieron de pie bailando al son de "La María", "El Bombón" y "La Fory Fay".

Los invitados no faltaron. Entre los más aplaudidos estuvo Julio Preciado quien cantó a dúo con Álvarez "Cariñito, Cariñito", mientras el Coyote recetó su éxito "Arboles de la Barranca" y "El Guitarrero". Por su parte, Pancho Barraza presentó "Hay Amores".

Sonriente, enviando besos a sus seguidoras que portaban pancartas y playeras que las identificaban como parte de algún club de fans, Julión se desplazó por todo el escenario, estuvo colocado estratégicamente en el centro del campo de juego.

Fueron alrededor de tres horas y media de concierto durante las cuales el intérprete de 33 años complació a las miles de personas con cada uno de esos temas que lo han colocado en la cima del éxito.

Julión Álvarez