6 de mayo de 2013 / 08:34 p.m.

Madrid • El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, justificó ante la cúpula del conservador Partido Popular (PP) que de no haber subido los impuestos el país habría sido rescatado por la Unión Europea. Además, dijo que está abierto a buscar acuerdos para salir de la crisis, pero no para ir a políticas que no funcionaron, en alusión a la propuesta de los socialistas de crear un programa extraordinario de mantenimiento del empleo.

“Nosotros no queríamos subir los impuestos, pero el año pasado España estuvo a punto de un crack y era absolutamente necesario hacer una política de mayores ingresos, a través de la disminución del gasto de 20 mil euros y del incremento de los ingresos por 2 mil. Cuando el gobierno pueda bajará los impuestos. Pero la prioridad era evitar una intervención y cuando sea posible como límite de 2015”, dijo Rajoy a sus filas.

Durante su intervención a puerta cerrada ante la plana mayor del PP, Rajoy aprovechó para recriminar al Partido Socialista Obrero (PSOE) que en el Congreso haya votado en contra de importantes reformas impulsadas por su Ejecutivo en este año y medio, e insistió en que sería bueno que el primer partido de la oposición hubiera apoyado alguna reforma en aras del consenso.

La semana pasada distintas voces del ámbito político, empresarial y sindical defendieron la necesidad de alcanzar consensos nacionales para frenar el drama del desempleo. El más explícito fue el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que ofreció al ejecutivo un pacto de Estado contra el desempleo. Incluso el rey Juan Carlos animó a Rajoy y a Rubalcaba a consensuar políticas de empleo.

Contrario a lo que no hizo en días pasados, el presidente de España sí valoró de manera positiva la reducción del paro registrada en abril, que se dio a conocer ayer. Rajoy juzgó el dato de “relevante”, pero advirtió a los suyos de no levantar “las campanas al vuelo”.

En España hay oficialmente inscritos en la listas de desempleo 4 millones 989 mil 193 personas, luego de que el pasado abril la cifra descendiera en 46 mil 50 desempleados, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Esta cifra no debe ser confundida con la proporcionada en días pasados por el Instituto Nacional de Estadística, y correspondiente a la Encuesta de Población Activa (EPA), que señala que hay en el país 6.2 millones de personas sin trabajo. Las diferencia entre ambas estadísticas es que la primera únicamente computa los desempleados inscritos en la listas del paro.

Por la tarde, Mariano Rajoy recibió en la casa presidencial de La Moncloa al primer ministro de Italia, Enrico Letta, y anunciaron que ambos Ejecutivos se coordinarán “estrechamente”, de forma bilateral y con otros países, con el fin de impulsar la rápida puesta en marcha de la Unión Bancaria y medidas para favorecer el empleo juvenil, “que debe ser el corazón” del próximo consejo europeo de junio.

Tanto Rajoy como Letta subrayaron que la creación de empleo debe ser “la obsesión” de los dirigentes europeos.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ