4 de marzo de 2013 / 10:47 p.m.

Buenos Aires • La Justicia argentina sentará este martes en el banquillo a los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone por su presunta responsabilidad en la persecución y detención de opositores bajo el "Plan Cóndor", que implicó la cooperación de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y 80.

Entre los 25 imputados en este juicio oral por crímenes de lesa humanidad figuran también el ex ministro del Interior de la dictadura argentina (1976-1983) Albano Harguindeguy y los exgenerales Luciano Benjamín Menéndez, Antonio Bussi, Santiago Riveros y Ramón Díaz Bessone.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 1, de Buenos Aires, juzgará los delitos cometidos contra 108 víctimas en una causa en la que declararán alrededor de 500 testigos y que podría prolongarse durante unos dos años, según el Centro de Información Judicial.

La mayoría de las víctimas eran ciudadanos uruguayos que fueron trasladados al centro clandestino de detención Automotores Orletti, en Buenos Aires, pero también se juzgan los casos de secuestrados de nacionalidad paraguaya, chilena, boliviana y peruana.

La Justicia argentina solicitó el pasado febrero, en el marco de esta causa, la extradición del exdictador peruano Francisco Morales Bermúdez, por la presunta deportación de 13 peruanos a Argentina en 1978, pero fue denegada.

El "Plan Cóndor" u "Operación Cóndor" fue implementado por las dictaduras de Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú, Ecuador y Paraguay para perseguir, asesinar, desaparecer o deportar a opositores políticos fuera de sus países.

La cooperación de los servicios secretos de los distintos países se inició a partir del golpe de Estado que derrocó al socialista Salvador Allende en Chile en 1973.

Una de las primeras víctimas de la "Operación Cóndor" fue el general chileno Carlos Prats, que se mantuvo leal a Salvador Allende y murió asesinado en septiembre de 1974 en Buenos Aires junto a su esposa, Sofía Cuthbert.

No se tuvieron pruebas concretas del plan hasta 1992, cuando en dependencias del Gobierno paraguayo se descubrieron informes secretos conocidos como "Archivos del terror".

En los informes constaba la autorización a miembros de las fuerzas armadas y a paramilitares a cruzar sus fronteras nacionales para secuestrar, torturar o asesinar a sus conciudadanos refugiados en los países vecinos.

Un caso muy conocido fue el de María Claudia García de Gelman, nuera del poeta argentino Juan Gelman, detenida en su país y trasladada en 1976 a Uruguay, donde desapareció tras dar a luz a una niña que fue entregada en adopción a un policía uruguayo.

Gelman logró reunirse con su nieta Macarena en el año 2000, cuando fue localizada y recuperó su identidad.

Videla, de 87 años, encarcelado en la Unidad Penal de Campo de Mayo, a las afueras de Buenos Aires, fue el primer gobernante de la dictadura argentina en recibir una condena a prisión perpetua, cuando en 2010 la Justicia argentina lo declaró culpable del fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976.

El año pasado, un tribunal argentino condenó al ex dictador a 50 años de cárcel por el plan sistemático de robo de bebés durante la dictadura.

EFE