NOTIMEX
15 de abril de 2016 / 10:07 a.m.

Los Ángeles.- La opción de compra de un convento de Los Ángeles para la cantante Katy Perry fue allanado el miércoles por una resolución de una juez de Los Ángeles.

Desde hace varios años Perry ha querido comprar el convento de ocho acres, por el que incluso ya había ofrecido 14 millones 500 mil dólares, pero encontró resistencia por parte de un grupo de monjas que aún lo habita.

La cantante de éxitos como “Roar”, de 31 años, ha mostrado interés por comprar el convento, de estilo villa romana, localizado en el suburbio de Los Feliz, en Los Ángeles.

El conflicto se presentó el año pasado, luego de que las Hermanas del Inmaculado Corazón de María se negaron a vendérselo, y lo ofrecieron a la restauradora Dana Hollister por 15 millones 500 mil dólares.

El convento cuenta con impresionantes vistas al centro de Los Ángeles y a las montañas de San Gabriel. Cuando Hollister anunció su oferta señaló que planeaba convertir las instalaciones del convento en un hotel boutique.

Dos de las monjas que vivían en el convento aseguraban que la propiedad les pertenecía y que ellas podían venderlo a Hollister.

En el conflicto se sumó el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, quien expresó que las monjas no tenían autoridad para venderlo, y que la finca podría ser vendida a la cantante de “Firework”.

La juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Stephanie Bowick, aprobó el miércoles la moción de la arquidiócesis para bloquear la venta de Hollister, con lo que anuló documentos de compra y escritura.

La juez Bowick dictaminó que los intentos de vender la propiedad a la empresaria por miembros de una orden de monjas de edad avanzada, fueron indebidos.

El abogado de Perry dijo que la decisión del juez pone a la cantante un paso más cerca de comprar el convento. Sin embargo Randy Snyder, un abogado que representa a las dos monjas, dijo que considera una apelación en nombre de sus clientes.

Perry ha tratado de comprar la propiedad en la colina y ha ofrecido trasladar una casa contigua de la oración utilizada por los sacerdotes. Su oferta cuenta con la aprobación del arzobispo de Los Ángeles, pero tendría que ser aprobado aún por El Vaticano.

“La arquidiócesis proporcionará asistencia pastoral y el cuidado de las hermanas”, indica el comunicado del arzobispado de Los Ángeles.

“Vamos a tomar las medidas necesarias para proteger a las hermanas y asegurar que cualquier transacción de la venta de la propiedad les proporcionará financiamiento inmediato para su cuidado”.

Las hermanas del Santísimo e Inmaculado Corazón de la Virgen María han sido dueñas de la propiedad por más de 40 años, pero no han vivido en el convento durante varios años.

Sólo cinco hermanas, que son de 70 y 80 años, habitan actualmente la propiedad, que fue donada por un católico no identificado devoto, que quería que las monjas se mantuvieran ahí con sus oraciones.