3 de abril de 2013 / 12:30 p.m.

Washington • El secretario de Estado de la Unión Americana, John Kerry, prometió ayer que su país se defenderá y protegerá a su aliado surcoreano frente a cualquier agresión de Pyongyang, en el marco de una escalada de tensiones en la península coreana.

“"Estados Unidos no aceptará que Corea del Norte sea una potencia nuclear y, repito, Estados Unidos hará todo lo necesario para defenderse y defender a sus aliados, Corea del Sur y Japón"”, dijo Kerry durante una rueda de prensa conjunta con su par de Seúl, Yun Byung-se.

“"Estamos totalmente listos para hacerlo y somos capaces de hacerlo. Y creo que Corea del Norte lo sabe"”, insistió el secretario de Estado.

El jefe de la diplomacia estadunidense denunció además “"la retórica inaceptable desarrollada por el gobierno norcoreano en los últimos días"”.

“"Pero, y aquí el ‘pero’ es importante, decimos claramente que Estados Unidos cree que existe un camino muy simple para que Corea del Norte retorne a la comunidad de naciones y exprese claramente que persigue un objetivo pacífico"”, argumentó Kerry como signo de apertura hacia Pyongyang.

“"Tienen la opción, y esta opción consiste en comenzar negociaciones en vistas de desnuclearización"”, dijo el diplomático estadunidense.

A pesar de las nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Corea del Norte no ha cedido. Por el contrario, anunció que anulaba el armisticio firmado con Corea del Sur, y terminó declarando que se encontraba “"en estado de guerra"” con Seúl, 60 años después de un armisticio que interrumpió hostilidades bélicas entre las dos Coreas.

Debido a la crisis que se vive en la península coreana, Washington desplegó un sistema de radares de defensa antimisiles balísticos para detectar desde el Pacífico eventuales lanzamientos de cohetes norcoreanos, dijo el martes un funcionario de Defensa estadunidense, que solicitó permanecer en el anonimato.

Corea del Norte informó ayer que iniciaba un proceso de “"reajuste y reactivación"” de todas sus instalaciones en el complejo nuclear de Yongbyon, incluyendo una planta de enriquecimiento de uranio y un reactor de cinco megavatios.

Ese reactor era la única fuente de plutonio para el programa nuclear militar norcoreano, que tiene suficientes reservas para producir entre cuatro y ocho bombas.

El uranio no es más poderoso que el plutonio pero en cambio es abundante en el subsuelo norcoreano.

Ante este anuncio, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que la crisis en la península coreana ha ido demasiado lejos y que las amenazas nucleares “"no son un juego"”.

“"Urjo nuevamente a las autoridades de la República Popular Democrática de Corea que acaten las correspondientes resoluciones del Consejo de Seguridad y se abstengan de tomar más medidas provocadoras"”, declaró Ban.

Por su parte, el canciller surcoreano afirmó que se trata de un anuncio “"muy lamentable"” y pidió a su vecino del Norte que “"cumpla con los acuerdos y los compromisos del pasado"”.

Por su lado, China afirmó ayer que “"lamentaba"” que Corea del Norte hubiese anunciado su intención de poner en marcha un reactor nuclear detenido en 2007 pese a las resoluciones de la ONU que se lo prohíben, y pidió “"moderación"”.

“"Hemos tomado nota de los anuncios de Corea del Norte y expresado que lo lamentamos"”, declaró Hong Lei, el portavoz de la cancillería china. “"Llamamos a todas las partes afectadas a permanecer en calma y dar muestras de moderación"”, añadió.

Corea del Norte, que se ha convertido en una potencia militar nuclear desde su primer ensayo en 2006, había aceptado en 2007 interrumpir sus actividades atómicas a cambio de una ayuda económica y garantías de seguridad.

El proceso parecía bien encaminado después de la desactivación de Yongbyon, en julio de 2007, y la demolición de su torre de enfriamiento, en junio de 2008.

Sin embargo, Pyongyag siempre se opuso a las inspecciones de sus instalaciones y en diciembre de 2008 se retiró de las negociaciones internacionales sobre su programa nuclear, en las cuales participaban China, Estados Unidos, Japón, Rusia y las dos Coreas.

Claves

Destructores

- Estados Unidos envió los destructores Decatur y John McCain al Pacífico occidental en respuesta a las recientes amenazas de Corea del Norte, informó el portavoz del Pentágono, George Little.

- Decatur y McCain han llegado a posiciones predeterminadas en el Pacífico occidental, donde estarán en condiciones de responder a las amenazas contra nuestros aliados"”, dijo el vocero .

- Ninguno de estos buques forma parte de las maniobras conjuntas Foal Eagle que están llevando a cabo EU y Corea del Sur; están allí “"para llevar a cabo una misión de defensa antimisiles"”, puntualizó.

AGENCIAS