EFE
27 de junio de 2013 / 01:11 p.m.

Sydney• El líder laborista Kevin Rudd juró hoy el cargo como primer ministro de Australia ante la gobernadora general, Quentin Bryce, tras arrebatarle en la noche de ayer el liderazgo de su partido a Julia Gillard, quien dimitió de sus funciones como jefa del Ejecutivo.

Rudd retoma las riendas del Ejecutivo australiano unos tres años después de que se viera obligado a renunciar a raíz de una revuelta interna en el Partido Laborista que convirtió a Gillard en la primera mujer que dirigía Australia.

Ayer, Rudd recuperó el puesto al ganarle en una votación interna del Partido Laborista a Gillard por 57 a 45 votos, poniendo fin a una larga crisis de liderazgo en la formación. En una breve ceremonia en la Casa de Gobierno de Camberra, también juraron a sus respectivos cargos Anthony Albanese como viceprimer ministro; y Chris Bowen como jefe del Tesoro Federal de Australia.

Wayne Swan ocupaba hasta anoche el puesto de viceprimer ministro y jefe de la oficina del Tesoro, pero renunció tras la salida de Gillard, quien abandonará la vida política en los próximos comicios. Poco después de la ceremonia en la Casa de Gobierno, Rudd confirmó su nombramiento como primer ministro en la Cámara Baja del Parlamento de Australia.

En su primer discurso como jefe del Ejecutivo australiano, Rudd admitió que la vida política puede ser "muy dura" e instó a los legisladores a recordar que ellos son seres humanos con familia y emociones, pidiéndoles después consideración mutua en las deliberaciones.

Rudd reconoció la figura y labor de su antecesora Julia Gillad por haber dirigido a la nación "durante años difíciles de gobierno minoritario" y por haber realizado importantes reformas.

El líder de la oposición, el conservador Tony Abbott, felicitó en el Parlamento a Rudd por su nombramiento y expresó su pesar por la salida de Gillard, para luego reclamar que se expliquen las razones que motivaron el cambio. "Una primera ministra ha sido hundida, su reemplazo debe al pueblo y al Parlamento australiano una explicación", apuntó el líder opositor.

Abbott también exigió que Rudd se pronuncie respecto a las elecciones generales que están previstas para celebrarse el próximo 14 de septiembre, que el líder opositor espera que sean adelantadas. Rudd debe recomponer el gabinete tras la renuncia de varios ministros cercanos a Gillard.