18 de agosto de 2013 / 05:43 p.m.

Londres • El ministro de Exteriores británico, William Hague, lamentó ante su colega egipcio, Nabil Fahmy, el uso "desproporcionado" de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad de ese país, informó hoy el Foreign Office.

Hague y Fahmy mantuvieron anoche una conversación telefónica en la que el titular de Exteriores del Reino Unido trasladó su condena a "cualquier acto de violencia, tanto el uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad como las acciones violentas por parte de manifestantes".

Ambos "conversaron sobre los últimos ataques a lugares de culto y el ministro de Exteriores subrayó que los ataques a mezquitas e iglesias son inaceptables y que los lugares de culto deben ser protegidos", divulgó un portavoz del ministerio británico.

El Foreign Office resaltó que el Gobierno egipcio mantiene su compromiso con la hoja de ruta publicada el 4 de julio "basada en el diálogo entre todas las partes que aceptaron un proceso político pacífico".

En su conversación telefónica con su colega egipcio, Hague subrayó la necesidad de dar "pasos urgentes por todas las partes para terminar con la violencia y permitir que se retorne al diálogo".

El ministro británico enfatizó asimismo la determinación europea para apoyar una resolución pacífica de la situación en Egipto, donde han muerto más de 600 personas la última semana en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y partidarios del derrocado Gobierno islamista de Mohamed Mursi.

En El Cairo, los islamistas se preparan para participar hoy en una nueva jornada de protestas contra el golpe militar que depuso el pasado 3 de julio a Mursi.

Durante la tarde está previsto que los manifestantes salgan de varias mezquitas para dirigirse a la sede del Tribunal Constitucional, en el distrito de Maadi, al sur de la capital.

 — EFE