URIEL REYNA | @URIELITOREYNA
24 de agosto de 2016 / 05:45 p.m.

MONTERREY.- El Festival Internacional de Cine de Monterrey se engalanará mañana con la presencia de Diana Bracho, quien ya se encuentra lista para ser homenajeada en la décimo segunda edición de esta fiesta regia del séptimo arte.

“Me siento feliz de estar aquí. Yo no espero reconocimientos, la verdad, pero cuando los recibo me da mucha alegría. Además, en esta edición que es la 12. Y fíjate, es mi número de la suerte. Lo que más disfruto en la vida es mi trabajo, hacerlo. No espero ni reconocimientos ni premios. Cuando viene algo así me siento muy contenta”, mencionó la actriz, quien recibirá el Cabrito de Cristal al Ícono del Cine en México.

Bracho aseguró no sentirse como tal.

“No me siento icono, simplemente soy una actriz. Tengo 44 años desde ‘El Castillo de la Pureza’, pero todavía tengo mucho para dónde caminar, para dónde crecer. Pienso estar activa por un rato más”, expresó Bracho.

Y es que para la actriz el camino aún tiene recorrido, pues su pasión tan fuerte por la actuación la mantiene disfrutando su trabajo pero sobre todo, poder aún acudir a recibir estas distinciones.

“Lo que más agradezco es que aunque puedo venir a recibirlos, es decir, que no estoy en silla de ruedas o digo incoherencias (se ríe), yo creo que eso es lo más importante, que aún tengo la fuerza para esto y lo agradezco mucho”.

A sus 71 años de edad, la actriz, siempre jovial, aseguró que entre su mente no está el retiro, aunque tampoco es de las actrices que desea morir en los escenarios.

“No pienso en eso, yo creo que será cuando ya no pueda o no tenga las fuerzas para hacerlo, pero sí tengo claro que no me gustaría morir en los escenarios. O sea, imagínate, qué culpa tiene las personas que pagaron un boleto y no van a terminar de ver la función. O las revistas amarillistas que me van a tomar la foto con la lengua de fuera”, comentó entre risas Bracho.