4 de abril de 2013 / 06:13 p.m.

Madrid • El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo hoy un llamamiento a la autoridades de Corea del Norte para que "cambien el rumbo" y mejoren las condiciones para que se pueda prestar asistencia humanitaria a su propio pueblo.

En una conferencia de prensa en Madrid con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, Ban Ki-moon volvió a advertir que "las cosas han ido demasiado lejos" en la actual crisis en la península de Corea y que las "armas nucleares no son juego".

"Me preocupa que por cualquier error de cálculo o juicio en esa situación se pueda producir una crisis en la península de Corea que podría tener implicaciones gravísimas", dijo el responsable de la ONU antes de afirmar que espera que las partes implicadas en esta crisis "puedan trabajar juntas" y dialogar para "tranquilizar la situación".

También dijo que las crisis humanitaria y política "se han agudizado" en la península de Corea y que la situación es "alarmante y preocupante".

Por ello, exhortó a las autoridades de la República Popular de Corea a que "alivien y reduzcan las tensiones" y se impliquen "de manera más constructiva en aras de la seguridad y la paz".

"Espero sinceramente que las partes implicadas dentro de la península de Corea puedan trabajar juntas para tranquilizar la situación y entablar un diálogo que permita resolver las cuestiones pendientes sean cuales sean", subrayó.

Sobre la crisis humanitaria, Ban Ki-moon recordó que existen programas de Naciones Unidas para niños de corta edad y aseguró que "es muy difícil poder movilizar toda esa ayuda".

También dijo que no están recibiendo "respuestas muy positivas" al llamamiento de su organización para que se facilite la labor de Naciones Unidas.

Según el responsable de la ONU, es "preocupante" que Pyongyang haya decidido bloquear el acceso al complejo industrial de Kaesong (Corea del Norte), operado de manera conjunta por las dos Coreas. "Sería perjudicial que se pudiera cerrar ese complejo", señaló.

Por todo ello, hizo un llamamiento a las autoridades de Corea del Norte a que "cambien el rumbo" y mejoren las condiciones para que se pueda prestar asistencia humanitaria a sus ciudadanos.

"Es el momento de que se pueda trabajar estrechamente e insto a las partes implicadas dentro de la península de Corea a trabajar estrechamente entre si", subrayó Ban Ki-moon.

EFE