16 de julio de 2013 / 12:54 p.m.

Washington • Al menos en 100 ciudades de Estados Unidos se registrarán el sábado grandes manifestaciones contra la absolución del vigilante blanco George Zimmerman, de origen hispano, por el asesinato del adolescente negro Trayvon Martin en Florida (sureste) en 2012, anunciaron ayer seguidores de Martin.

“Habrá manifestaciones el sábado en 100 ciudades frente a oficinas federales, para presionar al gobierno y que proteja nuestros derechos cívicos”, dijo Al Sharpton, líder de la lucha por los derechos cívicos.

Sharpton, quien dirige la Red de Acción Nacional (National Action Network, NAN), se dijo confiado en que el gobierno federal retome el caso desde un punto de vista de en favor de los derechos cívicos.

“Esto no ha terminado. Está lejos de terminar”, dijo en declaraciones al canal estadunidense NBC.

Después del juicio por asesinato, que culminó el sábado en Sanford (centro de Florida), con la absolución de Zimmerman, “tenemos ahora que ocuparnos de los derechos cívicos de Trayvon Martin, agregó Sharpton.

Zimmerman fue absuelto el sábado ya que el jurado popular del tribunal del estado de Florida, compuesto por seis mujeres, aceptó la tesis de la defensa de que el ex vigilante actuó en defensa propia.

La fiscalía argumentó, por el contrario, que Zimmerman presupuso que Martin era sospechoso y provocó el enfrentamiento que acabó con la vida del joven.

Como habían ocurrido robos en el barrio, el ex vigilante se dejó llevar por sus prejuicios y se enfrentó a Martin, aún cuando la policía, por teléfono, le indicó que no se aproximara al joven.

El secretario de Justicia, Eric Holder, calificó ayer de “trágica” e “innecesaria” la muerte de Martin, y confirmó que su departamento abrió una investigación desde la perspectiva de los derechos civiles.

Pese a que los hechos ya fueron juzgados, una intervención del gobierno federal permitiría abrir una vía no penal contra Zimmerman, basada en la misma ley sobre derechos civiles que compensaba a las víctimas de los abusos cometidos en el pasado por el Ku Klux Klan (KKK) en el sur del país tras la Guerra Civil.

Asociaciones y activistas presionan al Departamento de Justicia para que presente cargos federales contra Zimmerman, por violación de los derechos civiles, aunque los expertos advierten de que esa vía no resultará sencilla.

“Somos conscientes del dolor que siente la nación en relación con la trágica e innecesaria muerte de un tiro de Trayvon Martin”, dijo Holder.

En tanto, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que la decisión de intervenir está en manos del Departamento de Justicia y que el hecho de interponer cargos federales contra Zimmerman “no es algo que el presidente Barack Obama pueda decidir”.

En reacción a la absolución de Zimmerman, las manifestaciones y protestas aumentaron el fin de semana, y ayer se registraron ya decenas de detenciones en Los Ángeles (California) y Nueva York.

La policía de angelina detuvo a seis manifestantes entre la noche del domingo y la mañana de ayer por su negativa a dispersarse y levantar un bloqueo en una de las principales arterias de la ciudad.

Algunas de las personas que participaron en las protestas de la ciudad angelina lanzaron piedras y pilas a los agentes de seguridad, que dispararon balas de fogueo en respuesta a los ataques, según reportó el diario Los Ángeles Times.

En Nueva York, más de un millar de personas se manifestaron en Times Square la madrugada de ayer, recorriendo las calles de Manhattan para evitar a la policía, que reportó el arresto de al menos una docena de manifestantes.

Claves

Libro sobre juicio

- Una de las seis mujeres del jurado del juicio contra George Zimmerman, quien es identificada como B37 y asegura que no le gusta leer los diarios, anunció que escribirá un libro sobre su experiencia.

- Pese a que la jurado solo utiliza el periódico para limpiar a sus loros, explicará en el libro la importancia que tiene en un juicio de asesinato, pese al punto de vista personal, seguir la ley.

- El libro puede abrir un nuevo diálogo sobre las leyes que probablemente tengan que ser revisadas para que se ajusten al siglo XXI, afirma.

AGENCIAS