23 de agosto de 2013 / 01:23 p.m.

Washington • Bradley Manning, el soldado condenado el miércoles a 35 años de cárcel y baja deshonrosa del Ejército por la mayor filtración de documentos del gobierno de Estados Unidos, unos 700 mil papeles militares y diplomáticos al portal WikiLeaks, anunció que desea un tratamiento de cambio de género y que a partir de ahora lo llamen “Chelsea”.

El joven de 25 años envió un comunicado al programa Today, de la cadena NBC, que lo distribuyó a primera hora de ayer mientras entrevistaba a su abogado, David Coombs, quien se refirió a Manning como “ella”.

Manning, la fuente de información del australiano Julian Assange, quiere iniciar el tratamiento “lo antes posible” y pidió se le respete su nuevo nombre, “Chelsea”, y se use el pronombre femenino “excepto en el correo a la prisión” en Maryland. “Soy Chelsea, soy mujer”, aseguró Manning.

En el juicio en la corte militar de Fort Meade (Maryland), Manning dijo que se hizo soldado para “librarse de su conflicto de identidad”. Pero su abogado explicó a Today que “el estrés bajo el que estaba (Manning) sirve, más que nada, como contexto a lo que ocurría en esos momentos. Pero jamás fue una excusa porque (el conflicto de género) no fue lo que motivó sus acciones” en 2009 y 2010, cuando fue detenido, sino “una fuerte brújula moral”.

La vocera del Pentágono, Kimberley Lewis, explicó que el Ejército no da “terapia hormonal o cirugía para reasignación sexual”, pero en sus cárceles “hay protocolos de evaluación de riesgo y procedimientos que analizan los riesgos según la Ley de Eliminación de la Violación Carcelaria”.

La Unión de Libertades Civiles (ACLU) opinó que negarle a Manning el cuidado médico por disforia de género es un “castigo inusitado y cruel” y viola la Octava Enmienda de la Constitución.

Gana brasileño

En tanto, la Policía británica puede examinar, pero solo en parte, el material que incautó el domingo al brasileño David Miranda, de 28 años, pareja del periodista Glen Greenwald, del diario The Guardian, que reveló los programas de espionaje de EU y británico, decidió la Corte Suprema del Reino Unido.

Pero la Policía abrió una “investigación criminal” contra Miranda, ya que los documentos son “gravemente perjudiciales para la seguridad” del país si se difundieran, dijo.

Miranda presentó una demanda ante la justicia británica tras su retención en el aeropuerto de Heathrow, donde fue interrogado nueve horas según una ley antiterrorista y se le requisó el ordenador, el celular y otros equipos.

El brasileño ayudó a Greenwald, con quien vive en Río de Janeiro, a editar el material filtrado por el informático Edward Snowden, ex consultor de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EU, refugiado ahora en Rusia.

Así, The Guardian reveló desde mayo cómo operan los programas de espionaje de la NSA, lo que enfureció a la administración Obama.

Gwendolen Morgan, abogada de Miranda, calificó de victoria parcial el fallo y dijo que el Ministerio del Interior tiene siete días para demostrar que el material es una “verdadera amenaza” a Londres

La Policía “no puede inspeccionar, copiar, divulgar, transferir o distribuir —ni en el país ni a ningún gobierno o agencia extranjera— ni obstaculizar los materiales de Miranda, salvo para proteger la seguridad nacional”, explicó Morgan y dijo que el material será devuelto hoy a a medianoche.

Pero el editor de The Guardian, Alan Rusbridger, informó ayer al gobierno que existen copias de los archivos encriptados fuera del país.

:claves

Críticas a Putin

-En la tv pública rusa en inglés, RT, el periodista de EU James Kirchick criticó la ley contra la “propaganda” homosexual del presidente Vladimir Putin.

-Kirchick, invitado para hablar del soldado Manning, dijo que “no me interesa hablar de él sino de la horrible atmósfera de homofobia” en Rusia.

-Kirchick fue felicitado en Twitter por el actor inglés gay Stephen Fry, quien impulsa un boicot a los Juegos Olímpicos de Invierno en Rusia en 2014.

 — EFE