22 de julio de 2013 / 07:42 p.m.

El Papa  Francisco aterrizó este lunes en Río de Janeiro, donde miles de peregrinos de  todo el mundo lo esperan en las calles en clima de fiesta para dar la  bienvenida al primer Papa latinoamericano de la historia.

El Papa argentino, de 76 años,  inicia así en Brasil, el país con más  católicos del mundo, su primer viaje internacional para presidir la Jornada  Mundial de la Juventud (JMJ) del 23 al 28 de julio, a la que asistirán más de  un millón y medio de personas. 

El Sumo Pontífice , apóstol de una iglesia misionera y cercana a los pobres,  cumplirá una intensa agenda en este país sacudido recientemente por protestas  sociales contra la corrupción y los pésimos servicios públicos, que incluye una  visita a una favela, a adictos de crack y al mayor santuario católico de  Brasil, Aparecida, en el estado de Sao Paulo.

Redacción