27 de junio de 2013 / 06:08 p.m.

El salto más visitado de las majestuosas Cataratas del Iguazú, en el nordeste de Argentina, fue clausurado al turismo a raíz de la creciente del río Paraná provocada por intensas lluvias, que genera alerta entre agricultores y habitantes de su extensa ribera, informó este jueves a la AFP un funcionario del Parque Nacional.

""El Parque Nacional Iguazú está abierto pero está clausurado el paso a la Garganta del Diablo. Creemos que pudo haber daños en la estructura del mirador y hay que esperar que baje más el agua para poder evaluarlos y arreglarlos"", precisó Andrés Lanfiutti, guardaparque de Iguazú.

Las continuas precipitaciones que se abaten sobre el territorio desde el pasado viernes obligaron a las autoridades de la hidroeléctrica paraguayo-brasileña Itaipú a mantener abiertas sus compuertas para dejar pasar agua del embalse, aumentando el caudal que llega a las cataratas.

La Garganta del Diablo es el mayor salto de los 275 de hasta 80 metros de altura que conforman las Cataratas del Iguazú, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que Argentina comparte con Brasil.

Además las Cataratas del Iguazú, sobre el río homónimo y brazo del Paraná, fueron declaradas en 2011 como una de las siete maravillas naturales del mundo.

En temporada alta llegan a visitarlas unos 13 mil turistas por día del lado argentino, donde las cascadas pueden observarse de cerca, desde un circuito de pasarelas, una de las cuales lleva hasta la imponente Garganta del Diablo, dijo la fuente.

Según Lanfiutti, la actual es "una de las mayores crecientes de los últimos años", aunque es inferior a una ocurrida en 1998, la más importante en décadas.

""Lo grave no es tanto la altura del río, como el volumen de agua"", explicó el guardaparque.

Precisó que ""lo habitual es que el volumen de agua que llega a las Cataratas sea de mil 500 metros cúbicos de agua por segundo, pero hoy (jueves) tenemos 11 mil metros cúbicos por segundo y ayer (miércoles) llegaron a ser 17 mil metros cúbicos por segundo""".

Este jueves en el puerto Iguazú la altura del río estaba en 34 metros, con leve tendencia a la baja, cuando lo normal son 12 metros.

La crecida del Paraná dejó además un saldo parcial de 700 familias damnificadas en Paraguay, informó el miércoles la secretaría de Emergencia Nacional (SEN) de ese país.

EFE