6 de septiembre de 2013 / 01:44 p.m.

Londres • El primer ministro británico, David Cameron, anunció hoy una ayuda adicional de 52 millones de libras (60 millones de euros) para las víctimas del conflicto en Siria, con lo que la contribución de Londres ascienda a 468 millones de euros.

Cameron se comprometió a facilitar más fondos para las víctimas durante la cumbre del G20 que se celebra en la ciudad rusa de San Petersburgo, informan los medios británicos.

 

La mayor parte del nuevo aporte económico será destinado a adquirir material sanitario para ayudar a los civiles afectados por los ataques con armas químicas del pasado agosto.

 

La semana pasada Cameron sufrió una dura derrota en el Parlamento cuando la Cámara de los Comunes votó en contra de una intervención militar en Siria tras un supuesto ataque con armas químicas perpetrado en agosto por el régimen de Damasco.

 

En la cumbre del G20, Cameron aseguró ayer que pruebas realizadas en un laboratorio británico han demostrado que se utilizó gas sarín en el ataque con armas químicas del 21 de agosto en Damasco.

 

Científicos del laboratorio británico de Porton Down han examinado muestras recogidas en la capital siria y, "con el paso del tiempo, crecen las pruebas" de que se utilizaron armas químicas el día 21 en Damasco, apuntó Cameron.

 

El primer ministro británico insistió en que, descartada la vía militar para el Reino Unido, este país se implicará en buscar en los foros internacionales una contundente respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen del sirio Bachar al Asad.

 — EFE