17 de julio de 2013 / 03:29 p.m.

El centro de escuchas británico, conocido como GCHQ, no violó la ley al acceder a un programa secreto de EU para obtener información privada de los principales servidores de Internet, informó hoy un comité parlamentario del Reino Unido.

El Comité de Seguridad e Inteligencia de la Cámara de los Comunes, que supervisa la labor de los servicios secretos británicos, divulgó hoy un informe en el que manifiesta su conformidad con el trabajo del GCHQ al utilizar información facilitada por EU, que considera cumple con la ley.

El documento fue hecho después de que el diario "The Guardian" publicara hace unas semanas que el GCHQ, que está en Cheltenham (oeste de Inglaterra) y sus actividades son secretas, utiliza desde 2010 un programa secreto de EU, PRISM, para recolectar información privada de los principales servidores de Internet.

Esta información fue facilitada por el técnico de la CIA Edward Snowden, que actualmente está refugiado en el área de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremétievo.

En opinión de los parlamentarios, cada vez que el GCHQ necesitó información de EU y era necesaria la autorización del Gobierno, un ministro firmó el correspondiente permiso.

""Se ha afirmado que el GCHQ eludió la legislación del Reino Unido al utilizar el programa PRISM de la NSA (Agencia Nacional de Inteligencia de EU) para acceder al contenido de las comunicaciones privadas. Por las pruebas que hemos visto, hemos concluido que esto es infundado"", agrega el informe.

El comité, presidido por el diputado conservador Malcolm Rifkind, dice haber recibido pruebas del GCHQ sobre el trabajo que realiza el centro y también ha entrevistado a su director, Iain Lobban.

Asimismo, los diputados hablaron con sus colegas del Congreso de EU durante una reciente visita a EU.

Si bien puntualiza que el GCHQ trabaja dentro de la ley, el comité expresa su preocupación porque el actual marco legal sobre la intervención de las comunicaciones es inadecuado.

""En algunas áreas, la legislación está expresada en términos generales"", subrayan.

Tras divulgarse el informe, el ministro de Asuntos Exteriores, William Hague, manifestó su satisfacción por el trabajo del comité y destacó la "integridad de los hombres y mujeres del GCHQ".

La existencia del programa PRISM se desconocía hasta que los periódicos "The Guardian" y "The Washington Post" filtraron hace unas semanas unos documentos secretos que hablan de una vigilancia generalizada, hasta ahora desconocida, en las comunicaciones telefónicas y digitales de millones de usuarios en todo el mundo.

PRISM ofrece un acceso rápido a correos electrónicos, fotografías y videos alojados en los servidores de las nueve principales compañías de Internet, entre ellas Google, Facebook o Apple.

EFE