ADRIANA JIMÉNEZ RIVERA
2 de julio de 2018 / 07:11 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Lucero bebe agua antes de iniciar la charla, se acomoda en el sillón en un salón contiguo al estudio, donde grabó su disco Más Enamorada con Banda, y de inmediato dice estar lista para compartir la experiencia de adoptar un nuevo género musical.

Eres una artista que ha vivido diferentes etapas de la industria de la música, ¿cómo te has adaptado para mantenerte vigente y que lo mismo se te reconozca como baladista, que como intérprete de música ranchera y ahora como cantante de banda?

Justamente en ese afán de adaptarme a los cambios que se han dado, y considerando que hace 38 años que empecé mi carrera, puedo decir que ahora es otro mundo, porque los estudios de grabación han cambiado, hay miles de recursos que te ayudan para que la música se haga con computadora.

En las compañías disqueras la historia es completamente diferente; es que me ocupo de seguir vigente, pero adaptándome precisamente a esos cambios.

Por eso ahora grabé con banda, pues si bien es cierto que esa música tiene más de 100 años, también es cierto que en lo particular a mí me da la oportunidad de sonar diferente, de llegar a otro público. Por eso grabé Enamorada con Banda y Más Enamorada con Banda, producción discográfica que actualmente estoy promocionando, y que me da la oportunidad de seguir en la música, pero con otro género de la música regional mexicana.


Después de 38 años de éxito y hasta las experiencia cuando las cosas no resultaron bien, ¿cuáles son los objetivos, los anhelos, qué pierdes y qué ganas al experimentar en otro género?

Después de tantos años, lo que busco es tocar el corazón de las personas, porque hoy no es dinero, pues no se trata de una inversión de que esté haciendo un trabajo y pierda. Aunque ahora lo que se puede perder es permanencia en el gusto del público, si empiezan a pasar los días, los meses y los años y no estás en su gusto.

Sé que hay cientos de estrategias, pero todo es tan impredecible, por eso ahora lo que quiero es que por lo menos una persona oiga mi música con banda y le signifique algo, y con eso me doy por bien servida.

Romper récords y esas cosas ya no están en mi mente, hoy me gusta más trabajar con ilusión y ganas, y no hacerlo (grabar un género o un tema) obligada, porque está de moda, porque es lo que va a pegar, aunque no me guste. Prefiero hacer las cosas más con feeling, con sentimiento.

Ya disponible en plataformas digitales el video de mi nueva canción #necesitaria ! No dejen de verlo!!!

Una publicación compartida de Lucero (@luceromexico) el

Pero también has hecho historia como actriz en el cine, teatro y en mayor porcentaje en la televisión. ¿Esa faceta está en receso?

Nunca podré olvidar mi parte actoral, porque es de mis favoritas, es una forma de explayarme y transmitir lo que traigo dentro, pero de otra manera.

Me han ofrecido un par de proyectos, pero no creo que sea lo indicado en este momento, porque me gustaría dedicarme al ciento por ciento a la música.

Las experiencias que he tenido me han enseñado lo complejo que resulta combinar ambas facetas, pues por estar tanto tiempo en una grabación, difícilmente le puedo dar tiempo a la promoción de un disco. Y ahora quiero dedicarme a mi faceta musical.


¿Aunque llegue una buena oferta?

Estoy abierta a proyectos, pero con otra visión, no sé si sean series, porque hay historias y personajes que no van conmigo. No porque me asuste, porque además como actriz vale mucho la pena arriesgar, pero creo que hay cosas que no van con mi imagen, así como hay canciones que puedo cantar y otras que no. O sea, hoy no haría cualquier proyecto o muchos de ellos se están trabajando. Quizá más adelante, incluso hasta podría producir algo yo misma, más a mi molde, a mi forma.

¿Hay alguna historia que tengas en mente, cómo te visualizas en la pantalla a tu edad?

Exacto, a mi edad, no tengo una historia en particular, que pudiera decir: ‘Me gustaría hacer esto’, pero si quisiera una que se adapte a mi edad como protagonista.

En Estados Unidos sucede mucho que las historias crecen con los actores; por ejemplo, hay actrices como Julia Roberts, Jennifer Aniston y Meryl Streep, ella un poco más grande, que siguen protagonizando historias, en su caso más en cine; porque hay series de protagonistas de 55 años, a mí me gustaría eso, una historia que se adapte a mí, a mi edad y que me lleve a protagonizar.

Y no que diga: ‘Hijole, ahora sí me voy a tener que poner botox, porque voy a hacer una chava de 20 años’, cuando es algo que ya no me queda; como actriz te puedes caracterizar y te puedes quitar 10 o poner 10 años, pero ya no puedes ser la chavita inocente que se enamora del galán.