DPA
4 de mayo de 2013 / 05:38 p.m.

San José • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo en Costa Rica que su gobierno aboga por una lucha contra el narcotráfico con un "enfoque integral", que incluya "más oportunidades económicas" y "visiones de futuro" para la juventud.

En una rueda de prensa en San José tras reunirse por unas dos horas con la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, Obama reconoció que la demanda de drogas en su país "es grande" y eso alienta la narcoactividad desde Sudamérica hacia Estados Unidos."Mi gobierno ha invertido unos 30 mil millones de dólares para reducir la demanda de drogas en Estados Unidos, y hemos visto una disminución, pero el país es grande y hay mucha demanda", admitió el mandatario.

Indicó que bajo la Iniciativa de Seguridad para Centroamérica, región por donde pasa el 85 por ciento de la droga que se consume en Estados Unidos, Washington destinó 500 millones de dólares al combate antidrogas, lo cual no ha sido suficiente.

Se requiere "un enfoque integral de prevención y tratamiento para reducir la demanda" de estupefacientes, dijo. "Debemos reconocer que problemas como el narcotráfico surgen cuando un país es vulnerable debido a la pobreza o a instituciones que no trabajan para la gente", señaló.

"Este es un problema común y sólo lo vamos a resolver trabajando juntos", agregó aludiendo a los países centroamericanos, con cuyos presidentes se reunió al final de este día en una cena-trabajo.

Obama y Chinchilla también conversaron sobre migración y la presidenta le solicitó apoyo para un eventual ingreso de Costa Rica a la Alianza Transpacífica y a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que el jefe de la Casa Blanca respaldó.

Chinchilla dijo que en la "fructífera" reunión con Obama, le propuso utilizar las ventajas del tratado de libre comercio CAFTA, vigente entre Estados Unidos y Centroamérica, para importar gas natural licuado y promover nuevas energías a base de hidrógeno.

Consultado sobre la situación en Siria, Obama respondió que una intervención militar de su país no sería buena para ese país ni "para Estados Unidos".

No obstante, advirtió que si se comprueba el uso de armas químicas por parte del régimen del presidente Al Assad contra los opositores, esto obligaría a Estados Unidos a cambiar "drásticamente" su posición en torno al conflicto.

"Si de hecho vemos pruebas sólidas que podamos presentar (...) eso cambiaría drásticamente las cosas", afirmó.

La visita de Obama motivó un fuerte dispositivo de seguridad en la capital costarricense, donde agentes norteamericanos se hicieron cargo de la revisión técnicas de los periodistas que cubrieron la cita.

Un pequeño grupo de personas se manifestó contra la presencia del norteamericano en un mitín convocado por el Nuevo Partido Socialista y el Partido de los Trabajadores, de izquierda, el cual transcurrió de manera pacífica en el parque central de San José.