5 de abril de 2013 / 01:28 p.m.

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva pidió hoy a Europa "políticos responsables" para resolver la crisis y dijo no entender el poder que tiene Alemania en la Unión Europea, ni el temor que el caso de Chipre ha generado en el Viejo Continente pese al reducido tamaño de ese país.

""Nadie imagina que Alemania sería la 'presidenta' de la Unión Europea, del Banco Central Europeo"", ni que ""un país como Chipre, de 5 millones de habitantes, causara miedo en Europa"", señaló Lula en Montevideo. ""Están faltado en Europa políticos responsables que tomen las decisiones adecuadas"", agregó durante una intervención en un foro político en Montevideo.

El debate, celebrado en la sede del Mercosur y titulado ""¿Transformaciones en riesgo? Perspectivas y tensiones del progresismo en América Latina"", fue organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung y contó también con la participación del presidente uruguayo, José Mujica.

Según Lula, es necesario erigir ""una gobernanza global con representatividad de todos los continentes"" y con ""nuevos organismos multilaterales"", porque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) "hoy no representa nada".

Otro de los blancos de las críticas del político brasileño fue el Fondo Monetario Internacional (FMI), del que consideró que "ha fracasado", como queda de manifiesto, afirmó, por las recetas erróneas que dio en algunos países suramericanos como Bolivia o su incapacidad para resolver la crisis europea.

Para Lula, el éxito de los Gobiernos progresistas que han llegado al poder en la mayoría de países latinoamericanos en la última década fue "acabar con la idea de que el Estado no valía nada, de que el mercado iba a resolver los problemas de educación".

Respecto al futuro de la región, señaló que ""no hay nada que vaya a hacer a América Latina retroceder lo que ha avanzado"" aunque todo pasa por ""no permitir que haya un retorno de los sectores conservadores"".

Por su parte, Mujica expresó su confianza en que los próximos años surja una "América Latina bastante más adulta" aunque vaticinó "muchísimos problemas" externos, ""porque va a ser el continente más envidiado del mundo"" por ser un ""emporio de los recursos de carácter estratégico para la vida humana en la Tierra"".

El jefe de Estado uruguayo alertó, asimismo, que la región ""va a tener un déficit grande de población técnica"" en el futuro y ""corre el peligro de depender demasiado de inteligencia extracontinental"".

Una de las invitadas al foro, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la mexicana Alicia Bárcena, se vanaglorió de que en la última década la historia regional "se ha entrelazado con la biografía de líderes sin disfraces, mujeres y hombres sencillos que provienen del pueblo".

Bárcena, que tuvo una breve intervención fuera de programa, puso como ejemplo de ello a Lula, al recordar que entre 2003 y 2010 el salario real de los brasileños aumentó un 49.3 %, gracias a que su gobierno indexó el salario mínimo al producto interno bruto (PIB) y a la inflación.

Asimismo, manifestó que esas medidas "deben convertirse en políticas de Estado que trasciendan a las políticas actuales" y pidió hacer un mayor esfuerzo para revertir la desigualdad en América Latina reinvirtiendo "las rentas extraordinarias" que dan los recursos naturales "en beneficio de la sociedad".

EFE