22 de enero de 2014 / 10:17 p.m.

Los Ángeles.- Patti Mallette se ha dado a conocer por ser la progenitora del ídolo juvenil más exitoso del momento, un título que siempre le había llenado de orgullo hasta que, de forma más reciente, Justin Bieber ha ido encadenando una serie de escándalos que han dañado notablemente su imagen pública. Por ello, la madre del cantante culpa ahora a la "fama" de destruir el alma de los buenos "cristianos" que, como su hijo, tratan de triunfar en el mundo del espectáculo.

"Creo que mucha gente entra de lleno en esta industria presumiendo de sus valores cristianos y de la buena educación recibida pero, con el tiempo, la fama les acaba consumiendo y les convierte en personas completamente diferentes. Es una pena y por eso pido al mundo que rece por él. Yo lo hago todos los días para que vuelva a ser el que era", publica el diario The Sun citando a la madre del canadiense.

Aunque exhibe con orgullo sus fuertes convicciones sobre la moral cristiana, lo cierto es que Patti Mallette también atravesó una etapa conflictiva y problemática durante sus años de adolescencia, poco antes de dar a luz -con solo 17 años- al que ahora es uno de los artistas más mediáticos del planeta.

Sumergida hace casi dos décadas en una terrible adicción al alcohol y a las drogas, a Patti incluso se le pasó por la cabeza someterse a un aborto antes de darse cuenta de que tener un hijo podría ser, precisamente, la mejor solución a todos sus problemas.

Agencias