AP
6 de mayo de 2016 / 09:32 a.m.

Washington.- La Casa Blanca recibió el jueves al grupo de rock mexicano Maná para celebrar el 5 de mayo.

El público vistió de etiqueta, pero los músicos mexicanos se presentaron con la vestimenta propia de un rockero: chaquetas y camisetas negras, lentes oscuros e incluso un sombrero para ofrecer un íntimo concierto totalmente acústico en el que recorrieron sus grandes éxitos para conmemorar el día de la Batalla de Puebla.

"Para nosotros, mexicanos tapatíos de Guadalajara, es un honor y es un sueño estar aquí tocando para los latinos en la Casa Blanca", dijo el vocalista Fher Olvera tras abrir el concierto con "Labios compartidos".

"Si me hubieran dicho hace 25 años que iba a pasar esto pensaría que estaba soñando, pero aquí estamos y aquí está también el corazón de México y el corazón de los latinos".

La presentación continuó con "En el muelle de San Blas", "Mariposa traicionera", "Vivir sin aire", un fragmento de "Dónde jugarán los niños" y "Rayando el sol". Fue transmitida por streaming desde la página de la Casa Blanca.

En algún momento Olvera animó a los asistentes: "¡venga Casa Blanca!", a lo que respondieron coreando. Al final el público les pidió en español ¡otra, otra!, a lo que Maná respondió complaciéndolos con "Corazón espinado", su famosa colaboración con Carlos Santana.

Previo al concierto se dio a conocer que el menú para la celebración incluiría platillos típicos mexicanos, especialmente del estado de Puebla, preparados por el chef Johnny Hernández. Se trató de la última recepción por el 5 de mayo ofrecida por el presidente Barack Obama, quien este año concluye su segundo mandato.

"¡Feliz Cinco de Mayo!", dijo Obama en español tras el concierto de Maná. "Esta es una de nuestras mejores fiestas del año", agregó, diciendo fiestas en español.

"Un aplauso para nuestros increíbles artistas, Maná. Pensé en salir a tocar, pero decidí que mejor no, es mejor que no arruine la fiesta", dijo en tono bromista.

El presidente estadounidense indicó que conversó con su homólogo mexicano Peña Nieto sobre el trabajo para la prosperidad y la seguridad de estadounidenses y mexicanos.

"Le deseé un feliz Cinco de Mayo. El me pidió que hiciera lo mismo con ustedes así que lo hago ahora. Es un recordatorio no sólo de un día festivo, sino de los increíbles lazos que comparten los dos países", señaló Obama.

Puebla es el estado donde el ejército mexicano, a pesar de ser superado en número, derrotó a las fuerzas invasoras francesas en 1862.

En Estados Unidos, Maná es una de las agrupaciones latinas más queridas. En sus giras suelen llenar arenas como el Staples Center, donde ostentan el récord de la banda que más veces ha llenado el recinto. En febrero develaron su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, convirtiéndose en la primera agrupación de rock mexicana con esa distinción.

La semana pasada, la banda que es completada por Alex González, Sergio Vallín y Juan Calleros, ganó cuatro premios Latin Billboard por su más reciente trabajo discográfico, "Cama incendiada". Maná se creó en 1986 en Guadalajara, México, ha vendido más de 40 millones de discos y ha sido reconocida con cuatro premios Grammy y ocho Latin Grammy.

El 5 de mayo es una fiesta importante para los mexicanos en Estados Unidos y muchos tienen la impresión de que es el Día de la Independencia de México, pero no lo es. La fiesta nacional mexicana es el 16 de septiembre, mientras que el 5 de mayo ni siquiera es un día feriado oficial en México.

Maná en la Casa Blanca
El público vistió de etiqueta, pero los músicos mexicanos se presentaron con la vestimenta propia de un rockero. | AP