21 de agosto de 2013 / 02:42 p.m.

Maryland • Más de tres años después de su arresto en Irak, el soldado estadunidense Bradley Manning conoció el precio por filtrar un volumen sin precedentes de información secreta al entonces desconocido sitio cibernético WikiLeaks, que se opone a los secretos de estado.

La condena de Manning fue leída el miércoles en un tribunal militar de Fort Meade, cerca de Baltimore, culminando un juicio de 12 semanas y una larga batalla legal sobe las intenciones del ex analista de inteligencia cuando se puso en contacto con WikiLeaks.

La fiscalía presentó a Manning, ahora de 25 años, como un "infiltrado determinado", un ciberpirata anarquista y traidor que comenzó a trabajar pocas semanas después del inicio de su servicio en Irak en el 2009 para suministrarle a WikiLeaks y su fundador Julian Assange exactamente lo que deseaba. El gobierno ha instado a la jueza militar, la coronel del ejército Denise Lind, a que lo condene a 60 años de prisión por delitos que incluyen seis trasgresiones de leyes de espionaje, cinco delitos de robo y fraude informático.

Manning y su equipo de defensa han mantenido que era un soldado idealista con una motivación pura: exponer verdades brutales sobre los cuerpos militares y diplomáticos de Estados Unidos. Indicaron que la crisis de identidad de género del soldado gay por la regla vigente en las filas militares en que no podía hablar de su vida se intensificó al punto que lo llevó a actuar de esa manera, creyendo erróneamente que al exponer los documentos y videos secretos del gobierno en internet, podría cambiar la manera en que el mundo percibía las guerras de Irak y Afganistán, y quizás todas las guerras.

"Creí que iba a ayudar a la gente, no a afectar a la gente", destacó Manning en una declaración en la corte en la que pidió disculpas la semana pasada.

El material filtrado incluía un video sobre un ataque de un helicóptero estadunidense en que murieron dos civiles: un reportero gráfico de la agencia Reuters y su conductor. Los 700.000 documentos filtrados ponían en riesgo la vida de las fuentes de inteligencia de Estados Unidos y obligaron a que varios embajadores fueran retirados, reasignados o expulsados, mostró la parte acusadora.

El abogado de Manning, David Coombs ha sugerido que no se le condene a más de 25 años, que es el plazo en que prescriben los documentos secretos que filtró el soldado.

Amnistía Internacional y la Red de apoyo a Bradley Manning han anunciado una petición por Internet al presidente Barack Obama para que perdone a Manning.

 — AP