29 de julio de 2013 / 02:16 p.m.

El conductor del tren que se descarriló el miércoles en Santiago de Compostela (norte), quedó ayer libre con cargos tras declarar ante el juez por un presunto delito de homicidio imprudente. Francisco Garzón Amo, dado de alta médica el sábado, había pasado ya a disposición judicial tras la tragedia que dejó 79 muertos y 70 heridos, 22 muy graves.

El maquinista, de 52 años, declaró durante dos horas ante el juez Luis Aláez. Al conductor se le retiró el pasaporte y deberá presentarse cada semana en el juzgado. Además, el instructor lo inhabilitó para seguir conduciendo trenes.

Casi al final de la tarde, el maquinista del convoy siniestrado, en el que una de las víctimas fue la estudiante mexicana Yolanda Delfín Ortega, de 22 años, fue llevado por policías en una patrulla con los cristales traseros tintados, precedido por un furgón policial y detrás un coche camuflado.

El conductor reconoció poco después de producirse el siniestro que iba a una velocidad de 190 kilómetros por hora, cuando el límite en ese tramo es de 80.

Además, desde hace un año, Garzón se jactaba en Facebook de alcanzar velocidades hasta de 200 km/h mientras conducía el tren Alvia y hasta mostraba fotografías del velocímetro junto a sus comentarios sarcásticos y fanfarrones.

Poco antes de que se extinguiera el plazo de 72 horas desde su detención, el auto que llevaba al maquinista ingresó a los juzgados de Fontiñas por el acceso de vehículos frente al cual se congregaban más de una treintena de reporteros. El traslado a dependencias judiciales se realizó intentado preservar la imagen del maquinista.

Garzón Amo pasó la noche en la Comisaría de la Policía Nacional en Santiago, después de que el sábado recibiera el alta médica del Hospital Clínico donde había sido formalmente detenido el jueves.

La policía había intentado el viernes tomarle una declaración, pero Garzón se acogió a su derecho a no declarar. Una vez concluido un primer atestado policial, la policía lo acusó de presunto delito de “homicidio imprudencial”.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, negó que desde las instituciones “se haya culpabilizado” al conductor y pidió esperar a conocer los resultados de la investigación para “encontrar la verdad”, que espera se conozca “cuanto antes”.

Una vez se conozcan los resultados, se podrá “dar la mayor tranquilidad posible” a los familiares de las víctimas. ""Pedimos que se actúe con independencia y se sepa la verdad"", dijo Pastor.

""Aquí no se ha culpabilizado a nadie. Lo único que se ha dicho a preguntas de los periodistas es que si viene una curva de 80 km/h y se va a más velocidad, hay que frenar y reducir la velocidad, pero nada más, (...) hay que dejar trabajar a la investigación"", enfatizó.

Hoy, la Catedral de Santiago de Compostela acogerá a las 19H00 locales un funeral oficial que será oficiado por el arzobispo de Santiago, Julián Barri con la presencia del presidente Mariano Rajoy y su esposa, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez y otras autoridades del Estado, así como de los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia.

Claves

Carga “79 delitos”

- El maquinista del tren accidentado el miércoles, Franciso Garzón Amo, fue imputado ayer por “79 delitos de homicidio, todos ellos cometidos por imprudencia”, anunció el tribunal regional de Galicia.

- La comparecencia de Garzón ante el juez coincidió con el anuncio del gobierno de Galicia que elevó a 79 el balance de víctimas mortales, tras el fallecimiento de una estadunidense.

- En el tramo donde ocurrió el desastre, a 4 kilómetros de Santiago de Compostela, la vía no está equipada con un sistema de frenado automático en caso de que cualquier tren exceda la velocidad máxima.

 — JOSÉ ANTONIO LÓPEZ