Notimex y EFE
26 de julio de 2013 / 07:40 p.m.

Madrid • El maquinista del tren accidentado el miércoles en las afueras de Santiago de Compostela, en el noroeste de España, Francisco José Garzón, se negó hoy a declarar ante la policía mientras que compañeros los respaldan informando sobre las inconsistencias en el mecanismo de velocidad del tren.

De acuerdo con medios locales, el conductor del tren estaba acompañado de un abogado cuando la policía quiso que prestara declaración sobre los sucesos.

Garzón está detenido en calidad de imputado por el presunto delito de homicidios imprudenciales, sigue bajo custodia policial en un hospital de Santiago de Compostela, en espera de ser llamado por el Juzgado Tercero de Instrucción de esa ciudad.

Compañeros respaldan a maquinista

Los compañeros de Francisco José Garzón y miembros del comité ejecutivo de SEMAF, José Naveira, Manuel Mata y Luis A. García, han asegurado hoy durante una rueda de prensa ofrecida en el hotel Atica de Coruña que el tramo en el que se produjo el accidente requiere un cambio "brusco" de velocidad, de 200 a 80 kilómetros por hora, sin que haya ningún sistema que obligue ni alerte del mismo.

El operario reconoció en una comunicación posterior al accidente con la estación de la capital gallega que iba a 190 kilómetros por hora, cuando ese tramo donde se descarriló permite una máxima de 80 kilómetros por hora.

Sobre el maquinista, el presidente de la entidad Administración de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, declaró hoy que debía haber empezado a frenar unos cuatro kilómetros antes de llegar a la curva donde ocurrió el percance.

"Cuatro kilómetros antes del lugar del accidente ya tiene la notificación de que tiene que empezar a reducir la velocidad porque a la salida del túnel tiene que ir a 80 kilómetros por hora", dijo a Televisión Española (TVE).

Por su parte, el jefe superior de la Policía de Galicia, Jaime Iglesias Fernández, dijo este viernes que la policía custodia todavía la caja negra del tren y en breve será entregada al juzgado en el momento que sea requerida.

La cifra de muertos por el accidente asciende a 78, mientras que aún permanecen hospitalizadas 81 personas, 31 en estado crítico.

El funeral de las víctimas del suceso se realizará el lunes próximo en la catedral de Santiago de Compostela.