12 de diciembre de 2013 / 11:33 p.m.

Washington.- Con pancartas de la Virgen de Guadalupe, cientos de activistas desafiaron las bajas temperaturas y marcharon desde el Capitolio hasta el Paseo Nacional para demandar una reforma migratoria.

La movilización, promovida por la coalición "Ayuno por las Familias", que ha incluido a una docena de activistas en huelga de hambre desde noviembre pasado, buscó apelar a la población para mantener la presión sobre los republicanos en 2014.

"Logramos unificar al gran pueblo americano en favor de la reforma migratoria", dijo a Notimex el ex líder del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU), Eliseo Medina.

"Todos los sectores de la sociedad salieron, hablaron, testificaron, ayunaron por la reforma migratoria. Ahora, con todo este gran poder vamos a forzar a que el Congreso actúe porque ya no hay una opción de seguir ignorando esta tragedia humana", apuntó.

Los manifestantes se concentraron inicialmente en las escalinatas del Capitolio, donde recibieron el respaldo de la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, así como de miembros del Partido Demócrata.

Cientos de personas, incluidas familias, recorrieron el trayecto entre la Colina del Congreso hasta las inmediaciones del Paseo Nacional, donde se mantiene desplegado un campamento de tiendas de campaña que alberga a los huelguistas.

"Hemos sido testigos de su hambre y nosotros también estamos hambrientos de justicia", indicó desde la tribuna el legislador demócrata Luis Gutierrez.

Algunos demócratas creen que el consenso bipartidista que hizo posible las negociaciones del presupuesto federal, podría servir de modelo a la reforma migratoria.

"Ese presupuesto es el camino hacia el futuro. Si el liderazgo demócrata y el liderazgo republicano y el presidente no pueden conseguir los votos suficientes para este presupuesto, que camino nos queda para la inmigración", señaló.

El Senado -de mayoría demócrata- aprobó una iniciativa de reforma migratoria que abre una vía a la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes indocumentados, pero los republicanos se han rehusado a someterla a votación.

La víspera, el vicepresidente Joe Biden acusó al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, de evitar someter la iniciativa a votación por temor a su base más conservadora del Partido del Té.

Los partidarios de la reforma migratoria planean mantener las movilizaciones a fin de ejercer presión para lograr un voto en 2014.

Notimex