23 de agosto de 2013 / 06:52 p.m.

El Cairo • Cientos de simpatizantes del derrocado Mohamed Mursi se lanzaron a las calles de la capital el viernes, realizando manifestaciones dispersas en varios puntos en una prueba de que los aliados del ex presidente pueden mantener la presión sobre el gobierno pese a los arrestos de gran parte de su cúpula.

Los manifestantes coreaban lemas contra los militares y portaban pancartas con retratos del presidente en calles secundarias y lejos de los vecindarios de las mezquitas, evitando las importantes avenidas y plazas donde las fuerzas militares y de seguridad fueron emplazadas en gran medida antes de las manifestaciones, en algunos casos detrás de barricadas de alambres de púas.

Las protestas se realizan un día después que el depuesto autócrata Hosni Mubarak salió de prisión y fue colocado bajo arresto domiciliario en un hospital militar del sur del Cairo, aumentando las tensiones.

Los simpatizantes de Mursi enviaron imágenes de video a los periodistas desde diversos sitios de la marcha, en una medida encaminada a compensar el cierre de varias estaciones de TV islamistas después de su derrocamiento. Los medios estatales y privados cubrieron algunas de las protestas a favor de Mursi.

En una manifestación frente a una mezquita de Giza, Mamdouh Mostafa, un contador de 42 años, dijo que se iba a mantener resuelto ante los arrestos o la violencia contra los manifestantes.

"Continuaré protestando hasta que nuestro legítimo presidente regrese", dijo.

Desde que Mursi fue destituido, cientos de egipcios han muerto en el peor estallido de violencia registrado en Egipto desde el 2011. Cientos de miembros de la Hermandad Musulmana, entre ellos líderes han sido arrestados.

Las manifestaciones del viernes son las primeras que realizan los seguidores de Mursi, después que el líder espiritual de la Hermandad y guía supremo Mohamed Badiev fuera arrestado y acusado de instigar a la violencia. Otros 80 miembros de la Hermandad, entre ellos altos líderes y portavoces, fueron detenidos en la víspera de las manifestaciones del viernes.

Muchos simpatizantes de Mursi han continuado protestando desde que fue derrocado el 3 de julio por los militares después que millones de egipcios de oposición salieron a protestar por sus medidas radicales.

AP