MELISA GARZA FUENTES
29 de junio de 2016 / 05:00 p.m.

México.- Famoso en toda Latinoamérica por sus populares y exitosos programas de concursos; un conductor al que los latinos le abren las puertas de sus casas casi a diario al disfrutar de sus contenidos y aquel que hace años hacía sonreír a más de uno con su icónica frase “¡Un aaauuto!”. Eso es para muchos Marco Antonio Regil, pero pocos saben que detrás del televisor existe un empresario, un altruista y, sobre todo, un animalista de corazón.

Desde hace años, Regil se encuentra inmerso en el tema con organizaciones internacionales como PETA o PETA Latino, entre otros, así como también en México va de la mano con ‘Animal Heroes’ buscando la manera de concientizar al mundo de que los animales “son seres vivos, igual que nosotros”.

“No son cosas, son seres vivos del mismo reino animal, igual que nosotros, con un sistema nervioso central y que sienten cuando los torturan, sienten cuando no les dan de comer, cuando les arrancan la cola o les queman los cuernos y todos lo que les hacen en la industria de la comida. Los animales sienten. Hay millones y millones de ellos en las calles, no salieron de los árboles, no se reprodujeron de una alcantarilla, sino que un ser humano los compró o los reprodujo o los vendió o los regaló y ahí andan”

Ante ello, Regil enfatiza en la gran responsabilidad que representa tener una mascota y señala que aquello debe contar con un mayor control.

No cualquiera puede tener un animal, no cualquiera tiene el dinero, el estilo de vida, la paciencia, la madurez emocional para tener una animal, así como no cualquiera puede tener un hijo; eso es un hijo de cuatro patas, es la misma cosa. Es un horror ver cómo los venden en las esquinas, en las ferias y en las tiendas como si nada, o sea tú llegas ahí a comprar una vida sin que nadie sepa si vas a torturar a ese animal o para qué lo quieres [...] estamos muy atrasados.”

Por eso mismo, Marco pide a la sociedad que se concienticen y no compren ningún animal, y si tienen uno darle un trato digno de un ser vivo.

Que la gente no compre por ningún motivo, que no venda, que no cruce. Esas cosas que algunos veterinarios dicen que hay que cruzarlos es mentira. Yo he hablado con el Presidente de la Asociación de Veterinarios de México y él me lo dijo claramente ‘eso es una gran mentira’, desgraciadamente algunos veterinarios dicen esas cosas porque pues es negocio para ellos, pero no, hay que esterilizarlos [...] nosotros somos el origen del problema, es muy triste”

“Ayudarles a esos animales es ayudarnos a nosotros mismos, es extender nuestro circulo de compasión hacia los seres de cuatro patas, y no digamos a ellos sino a todos los animales pero por lo menos empezando por los que son mascotas”, expresa el conductor.

Marco Antonio Regil
Regil pide respeto para todo tipo de animales. | INSTAGRAM

Una de las soluciones que él propone es educar desde pequeños a los niños, culturizarlos desde la escuela y abrirles los ojos para que se den cuenta de lo que en realidad conlleva tener un animal en casa.

“Yo siento que en la educación cívica de la escuela a nunca me enseñaron nada de eso y es algo que debería de enseñarse en las escuelas, ‘Qué son los animales, qué onda con los animales’, o que lleven a un entrenador de animales a hablar con los niños para que desde chiquitos entendamos todos”

Por otra parte, el conductor puso como ejemplo a Alemania, país en donde se deben de realizar laboriosos protocolos con los que se define si una persona es apta o no para adoptar un animal. De ser aceptada, a la persona se le sugiere una mascota con características ad hoc a su estilo de vida.

“Tienes que pasar por todo un protocolo psicológico, económico. Van a tu casa, te visitan, te concientizan, ven si puedes o no ser el papá de un animalito y ya te dan una autorización de un acreedor autorizado por el gobierno, entonces encargas el perrito. Hay una lista de espera y te colocan con el animal de la raza y el temperamento adecuado”, detalla el conductor.

Lo anterior fue más o menos lo que le ocurrió con su recién fallecida Lucy; una perrita labrador de más que diez años que hace apenas unas semanas falleció a causa de un cáncer de huesos.

Marco Antonio Regil
En esta ocasión, Marco cuenta que siguió a este can, esperó a que éste le tomara confianza, lo vio algo maltratado y posteriormente lo rescató. | INSTAGRAM
Marco Antonio Regil
El conductor cuenta con numerosas anécdotas sobre el rescate de animales. | INSTRAGRAM

“Eso fue lo que me pasó con Lucy. Yo a Lucy la adopté cuando tenía ella 4 años, a través de una organización, porque las organizaciones los rescatan y entonces los conocen y ven sus características y si es bueno para tal o cual persona, entonces es como si nos hubiéramos conocido en una red social”

Sin embargo, antes de que el amor y la dicha llegara a su amiga canina, ella tuvo una vida difícil y solitaria.

“La historia de Lucy fue que la abandonaron en una casa, la usaban para vender perros, para criar perritos; la dejaron de usar y la dejaron tirada, sola, en la calle. La organización al rescató y de ahí yo ya la adopte”, contó.

Su historia de héroe animalista no queda solo en Lucy; Marco asegura que ha tenido todo tipo de animales y tiene diferentes anécdotas de rescate con cada uno de ellos.

“Me los he encontrado en la calle, me han dicho que los van a ir a dejar al refugio y los intercepto antes de que los dejen ahí, antes de empiecen, porque es horrible lo que viven en los refugios, y les he encontrado casa [...] ¿Qué pasa? (cuando una persona rescata animales) los bañas, los esterilizas, los llevas al médico, a veces yo les he dado entrenamiento, les pago un curso de 15 días para que aprendan a hacer pipí y popó afuera, o para que aprendan a escuchar, y los haces más adoptables”, cuenta Regil.

Sin embargo, a pesar de todas esas historias a Marco siempre le quedará un hueco en su corazón por la pérdida de Lucy, una compañera fiel que le marcó la vida.

“La adopté para mí desde el principio y fueron casi 9 años los que convivimos, era como mi hijita, literalmente como mi hija, mi compañerita; dormía en mi cuarto conmigo, roncábamos juntos, comíamos juntos, caminábamos; era lo primero que veía en las mañanas, siempre abría los ojos y estaba ella sentadita junto a la cama viéndome con la lengua de fuera... una relación muy cercana”, cuenta entre recuerdos.

marco antonio regil
"El primer beso", tituló Marco a esta fotografía en sus redes sociales. | FACEBOOK

El dolor de decirle adiós a su mascota ha sido tal que por el momento no piensa en adoptar, al menos hasta que sane esa herida.

Todavía estoy muy dolido, entonces estoy sanando. Además mi estilo de vida no es fácil para un perro porque viajo mucho. Si yo tuviera esposa, hijos o novia en la casa pues entonces sería otra historia porque se queda alguien, pero viajo mucho.

"Lucy se quedaba siempre en un hotel libre de jaulas, andaba adentro con los demás perritos; eso me cuesta carísimo en Estados Unidos porque cada día que el perro se queda ahí son 40 dólares. Pero no es un estilo de vida ideal para un animalista, por ejemplo, ahorita voy a estar prácticamente 5 semanas fuera, viajando, entonces voy a esperar, lo ideal sería volver a adoptar cuando yo esté ya con alguien en pareja pero si no aunque sea así solo volveré a adoptar, nada más tengo que sanar, porque de que ande en la calle el pobre perro a que lo tengas tú aunque no estés siempre y lo cuides, es cien por ciento mejor”, puntualizó Regil.