ABELARDO LUZANÍA
27 de febrero de 2016 / 11:42 a.m.

Monterrey.- Los integrantes de Maroon 5 arrancaron la noche salvajes como animales para terminar derritiéndose como el azúcar ante la caliente respuesta del publico regiomontano.

Así fue el concierto que la banda californiana ofreció anoche en el Auditorio Banamex como parte de su aplaudido tour mundial que una noche antes había paralizado a la ciudad de Guadalajara.

Las luces del recinto abarrotado se apagaron cuando el reloj marcaba las 21:34 horas, provocando ensordecedores gritos provenientes, en su mayoría, de las potentes gargantas femeninas que recibían a Adam Levine.

Con un look despreocupado portando jeans, chamarra y camiseta en color negro, el recién platinado líder de Maroon 5 abrió la noche al electrizante ritmo de "Animals".

Aunque se trataba sólo del primer tema, la adrenalina era suficiente para darle la bienvenida a la agrupación que reaparecía en los escenarios de la ciudad tras casi cuatro años desde su última visita.

"One More Nights", "Stereo Hearts" y "Harder" fueron las siguientes canciones que aparecieron una tras otra sin ningún tipo de interacción entre el cantante y el publico.

Y es que los largos diálogos entre tema y tema no fueron necesarios para mantener cautivados tanto a los hombres como a las mujeres que también aplaudieron la sencilla pero colorida y dinámica producción que acompañó al grupo.

"Estamos muy felices de estar aquí, créanlo. Los quiero mucho", dijo Levine al tiempo que ponía su mano en los labios para enviarle besos a aquellas osadas que brincaban con la esperanza de sentirlo más cerca.

"Cuero", "Papasito" y "Te amo" parecían retumbar hasta mas fuerte que la letra de algunas de las canciones cada vez que el coach de The Voice se aventuraba a contonearse provocando a sus encendidas seguidoras.

La noche transcurría entre ovaciones y otro par de canciones reconocidas hasta que los acordes de "This Love" volvieron a calentar los ánimos al ver como Adam Levine tomaba su guitarra rosa fosforescente para cerrar el que fuera su primer éxito mundial.

"Sunday Morning", "Makes me wonder" y "Payphone" tampoco faltaron en este acelerado concierto que marcó su rápido final con "Moves like Jagger" y la infantable "Sugar".