REUTERS
15 de agosto de 2013 / 07:37 p.m.

El Cairo • Los cuerpos carbonizados y mutilados de más de 200 egipcios yacen en una mezquita de El Cairo aparentemente sin contabilizar ni reconocer, luego de que las fuerzas de seguridad arrasaran con los campamentos de protesta de los seguidores del presidente depuesto Mohamed Mursi.

Voluntarios en la mezquita Al-Iman acusaban al Gobierno de ignorar las filas de cuerpos cubiertos con sábanas tendidos a la espera de ser reconocidos y retirados por familiares, en lo que parecía un sitio arrasado tras una batalla de la Primera Guerra Mundial.

Médicos colocaban varillas de incienso entre los bloques de hielo que cubrían los cuerpos y usaban desodorantes de ambiente para intentar sofocar el olor putrefacto.

Un grito de "Allahu akbar" (Dios es lo más grande) resonaba en un altoparlante de la mezquita.

Quienes trabajan allí dijeron que los cuerpos no fueron incluidos en la cifra oficial de muertos brindada por el Ministerio de Salud egipcio.

Según ellos, eso prueba que el miércoles murieron muchas más personas que las 525 registradas oficialmente a nivel nacional cuando el Gobierno militar avanzó contra los partidarios de Mursi.

"El ministerio no los va a reconocer, la policía no los va a reconocer", dijo Wafaa Hefny, un profesor de literatura inglesa de la Universidad de Al-Azhar que estaba ayudando a los médicos en la mezquita del noreste de El Cairo.

Un periodista de Reuters vio 228 cuerpos sólo en la mezquita de Al-Iman. Se dificultaba obtener un conteo exacto dado que algunos cuerpos estaban siendo trasladados y colocados en ataúdes para su retiro. Médicos dijeron que su cuenta había alcanzado los 259 muertos.