NOTIMEX
17 de diciembre de 2013 / 01:35 p.m.

Caracas.- Un millón 500 mil venezolanos padecen diabetes y muchos de ellos lo desconocen, pues tienen la enfermedad pero lo ignoran, "por no haberse realizado nunca un análisis de sangre", afirmó el endocrinólogo José Torres.

El especialista, en diálogo con Notimex, destacó que "a pesar de que el gobierno implementó un programa de salud endocrino metabólico creado para prevenir la enfermedad, no ha dado resultados positivos".

Torres indicó que la diabetes afecta a unos 347 millones de personas en todo el mundo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y Venezuela no escapa a esta enfermedad definida como la pandemia actual del planeta.

El especialista informó que casi seis por ciento de la población venezolana tiene diabetes, lo que plantea un escenario de entre un millón 200 mil y un millón 500 mil diabéticos, muchos sin recibir tratamiento por ignorarlo.

"A la cifra de diabéticos diagnosticados y a los que no saben que padecen la enfermedad habría también que agregar una cantidad importante de venezolanos con problemas de tolerancia a la glucosa que tienen un alto riesgo de desarrollar diabetes", advirtió.

El galeno recalcó que pese a la "alharaca" que el gobierno hizo con el programa de prevención y control de la diabetes, este aun es desconocido en los hospitales públicos del país, donde los pacientes se quejan por no conseguir medicamentos para tratar su enfermedad.

Torres agregó que otro problema latente es la mortalidad, ya que entre 2011 y 2012, en Venezuela fallecieron nueve mil 570 personas, lo que representa unas 26 muertes diarias atribuidas directamente a la diabetes.

El endocrinólogo llamó al Ministerio para la Salud a retomar el programa de prevención contra la diabetes y a dotar a los hospitales del Estado de materiales, equipos y medicamentos, para hacer frente a esta enfermedad que continúa en ascenso en la población venezolana.

Rechazó asimismo la falsa creencia de que la diabetes es una enfermedad de ricos, porque dijo, 80 por ciento de los diabéticos actuales son de bajos o medianos ingresos en el país.

"Las personas con más desventajas sociales son las más vulnerables a la enfermedad, incluyendo las comunidades indígenas asentadas al sur y occidente del país, las cuales son altamente atacadas por la enfermedad que no avisa cuando se cruzará en nuestro camino", dijo.