OMAR RAMOS
1 de diciembre de 2017 / 08:52 a.m.

LOS ÁNGELES.- La edad es todo un tema en el mundo de la actuación. Diversos intérpretes han abordado la conversación y expresado que a más años, las posibilidades de conseguir papeles protagónicos disminuyen considerablemente. También está el asunto del ego, de las viejas glorias, de una industria del cine plagada de superhéroes, usualmente papeles destinados para jóvenes.

Con este panorama de frente, Will Ferrell y Mark Wahlberg (actores y productores) necesitaban encontrar un par de actores experimentados para dar vida a sus padres en la cinta Guerra de papás 2, que estrena hoy en México.

La tarea no era sencilla, ya que ambos tenían que causar un impacto en los fans de la primera cinta, que logró recaudar más de 240 millones de dólares en el mundo.

“Nos unimos en el hecho de que queríamos que fueran actores icónicos, que cuando se presentaran en la escena del aeropuerto lo hicieran de la misma forma espectacular en que lo hizo el personaje de Mark en su momento. Queríamos la misma reacción con quien fuera a interpretar a los padres de nuestros personajes y tuvimos que hacer una búsqueda, ya que las agendas son complicadas o saber si los actores se sienten cómodos haciendo comedia”, dijo a ¡hey! Will Ferrell en entrevista en Los Ángeles.

La solución fueron los actores Mel Gibson y John Lithgow, ambos con currículos sorprendentes (el primero recién nominado al Oscar, el segundo recién ganador del Emmy) y con experiencia en la comedia. Además de sus credenciales, fue la seguridad de interpretar papeles acorde a su edad lo que los puso en el proyecto.

“Teníamos que encontrar actores que se sintieran cómodos interpretando a papás, yo creo que ese fue el principal reto al que nos enfrentamos”, opinó Mark Wahlberg a lo que Will Ferrell agregó.

“Entonces vino el nombre de Mel Gibson y pensamos que era una gran idea y no sé por qué no pensamos en John antes, pero ambos de inmediato llenaron los personajes y desde la primera vez que nos sentamos a leer el guión pensamos que todo sería genial”.


En la secuela de la cinta de 2015, el tema de la masculinidad sigue presente y se acentúa con la presencia de Mel Gibson como el padre poco emocional de Dusty Myron (Mark Wahlberg), quien tiene como contraste al personaje de John Lithgow, un abuelo sumamente cariñoso que constantemente besa en la boca a su hijo, interpretado por Ferrell.

“En la superficie hay muchos momentos divertidos, mucha comedia física, cosas que quieres ver con toda la familia y simplemente reírte.

Pero creo que lo que más disfrutamos Mark y yo de hacer películas como esta es que tenemos la oportunidad de poder decir otras cosas y en este caso de hablar sobre ¿Cuál es la masculinidad real? ¿Se trata de aprender a ser más hombre en un sentido emocional? ¿O a ser más duro? Es divertido que la gente tenga que elegir entre eso”, concluyó Will Ferrell.




jeem