NOTIMEX
14 de mayo de 2015 / 04:17 p.m.

Cannes.- El director y productor mexicano Guillermo del Toro consideró que la gran presencia del cine mexicano este año en Cannes es "merecida" por la buena calidad del Séptimo Arte nacional.

"El cine mexicano está en muy buen momento y la representación aquí en Cannes es símbolo de eso", declaró el realizador de "Cronos", película con la que en 1993 ganó la Semana de la Crítica de Cannes y con la que despegó su carrera cinematográfica.

Del Toro, quien en esta edición de Cannes, que comenzó la víspera, es miembro del jurado de la 68 edición del Festival Internacional de Cine, señaló que apoyará los filmes mexicanos durante su estancia en el balneario de la Costa Azul.

"Como mexicano vengo a apoyar nuestro cine, nuestras películas", comentó el cineasta, elegido como uno de los nueve miembros del jurado de la sección oficial que presiden los hermanos Joel y Ethan Coen.

En la sección participa la película del director mexicano Michel Franco, "Chronic", y la actriz Salma Hayek, intérprete de la cinta italiana "Tale of tales", que compite también por la Palma de Oro entre una veintena de largometrajes.

Del Toro, quien esta noche subió los 24 escalones del Palacio de Festivales en la ceremonia de la alfombra roja acompañado de la actriz francesa Sophie Marceau, su compañera en el jurado, refrendó su "gran alegría" por haber sido invitado a ser jurado del certamen.

"Sí, es una satisfacción, pero una gran obligación también", comentó el realizador, quien previamente fue miembro del Premio Dino de Laurentis que concede el Festival Internacional de Cine de Venecia, Italia, "La Mostra".

Del Toro elogió al Festival de Cannes y recordó que su participación en el certamen con su película "Cronos", en 1993, que ganó la Semana de la Crítica del certamen, la sección de los nuevos talentos, "cambió su vida".

El director tapatío participó en 2006 en la sección oficial del festival con su largometraje multipremiado "El laberinto del fauno".

La película no ganó ningún premio entonces, pero recibió la mayor ovación del público durante su pase de gala en la mítica sala Lumiére del Palacio de Festivales.

"Desde que vine aquí con la Semana de la Crítica estoy feliz" en Cannes, reiteró el director y productor.