EDUARDO GUTIÉRREZ SEGURA
8 de julio de 2017 / 11:08 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Cómodamente sentado en un sillón, en el piso 42 de un hotel sobre Paseo de la Reforma, el cantante Miguel Bosé sonríe ampliamente al ser cuestionado por el motivo de su visita a la Ciudad de México: apadrinar por segunda ocasión a Benny Ibarra, ayer en las 300 representaciones de "El hombre de La Mancha". La primera vez fue en su debut en Timbiriche.

Bosé se veía contento al recordar aquel 30 de abril 1982, cuando le dio el espaldarazo al ya mencionado, Álix Bauer, Diego Schoening, Mariana Garza, Paulina Rubio y Sasha Soköl, y aunque se enteró por la prensa mexicana de la invitación a formar parte del reencuentro de los integrantes de la banda, la acepta sin chistar.

"Me he enterado en los noticieros que voy a participar en el DVD que se va a grabar. Es lógico, tiene todo el sentido del mundo, si invitaron a todos lo que fueron parte del grupo, que no me inviten a mí, que fui su productor y compositor de canciones como 'Cocorito' y 'México', así que tendré que estar", dice Miguel en tono festivo.

La conversación regresa una vez más a uno de los integrantes del grupo y que tal parece es de sus consentidos, Benny.

"Lo vi en junio, me impresionó tanto que le mandé un mensaje y le dije que no tenía palabras, porque conozco su talento musical, pero en lo actoral me pareció una filigrana, un master y quedé impresionado. Está a la altura de hacer lo que quiera, su talento es extremo", aseguró Miguel.

pm