MIGUEL DÍAZ
15 de agosto de 2015 / 10:31 a.m.

MONTERREY.- Una historia diferente a lo que se ha presentado en Monterrey, llena de magia, castillos en Arabia, bailarinas y mucha diversión, es lo que ofrece "Las mil y dos noches" que ayer arrancó temporada en el Teatro Versalles.

La obra protagonizada por Mario Bezares, es una comedia ligera que el público disfruta de principio a fin por su vocabulario simple, chistes actuales y buenas actuaciones.

El elenco

Brenda Bezares (Sherezada), Rubí González (Zulema), Liz Elizondo (Lariza), Karen Dávila (Fátima) y Marco Polo (Mago Alí-Kaido),
integran el elenco de esta pieza teatral que tuvo un exitoso arranque de temporada con una sala a su máxima capacidad de un público que en ningún momento dejó de reír a carcajadas.

"Las mil y dos noches", original de Rodolfo Rodríguez, con una adaptación de Marco Polo y bajo la dirección de Enrique Páez, narra la historia del Rajá-Dito (Mario Bezares), quien tiene que conservarse casto hasta la mayoría de edad.

La gran historia comienza con la muerte de su padre El Rajá-Dote (Mario Bezares), quien al verse al borde del último suspiro de vida, decide encargar a su vástago a Sherezada (Brenda Bezares) para que pueda conservar su virginidad y no caiga en las garras del placer de la carne que seguramente lo perderá por conocer nuevas aventuras.

Todo esto para que el príncipe pueda cumplir su misión que es subir a una constelación al igual que lo hizo su madre y convertirse en una 'deidad' para de este modo conservar la descendencia.

Pero antes de que está 'profecía' se cumpla, el Rajá-Dito tendrá que sortear todas las artimañas de las viudas de su padre: Fátima (Karen Dávila), Lariza (Liz Elizondo) y Zulema (Rubí González), quienes desean a toda costa que no suba a una constelación para de este modo quedarse con las riquezas que posee, por lo que tratarán a toda costa de que caiga en las garras del placer con alguna de las bellas bailarinas.

Pero para eso, Sherezada (Brenda Bezares) y el Mago Alí- Kaido (Marco Polo) estarán ahí para impedirlo.

Cada uno de los personajes de "Las mil y dos noches" posee un encanto particular que los hace únicos.

Las que sobresalen

Aunque mención aparte merece Liz Elizondo y Rubí González quienes están sublimes en sus personajes de mujeres interesadas.

Esto sin dejar atrás las grandes tablas histriónicas de Mario Bezares y la simpatía de Brenda que de inmediato proyectan en el escenario.

Sin lugar a dudas el montaje es una excelente propuesta teatral con la que se podrá pasar un rato ameno.

"Las mil y dos noches" se seguirá presentando el Teatro Versalles por muy corta temporada.