10 de junio de 2013 / 12:07 a.m.

Nueva York • Miles de personas, muchas de ellas vestidas de rojo, blanco y azul, participaron el domingo en el tradicional desfile nacional puertorriqueño por la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York, festejando el legado de los inmigrantes en La Gran Manzana.

Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, inauguró el desfile y dio la bienvenida a los miles de asistentes que participaron en la 18va edición anual de la gran fiesta.

"La diáspora puertorriqueña ha sido la puerta para nuevas generaciones de inmigrantes y hoy celebramos nuestro orgullo boricua ", dijo a The Associated Press el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

"Esperamos la participación no sólo de los boricuas sino de toda la comunidad hispana", dijo Madelyn Lugo, presidenta del desfile.

Este año la celebración se dedicó al pueblo de Guayanilla, cuya delegación formó parte del grupo de más de 80 carrozas, algunas provenientes de Puerto Rico y de otras partes de Estados Unidos.

Entre los participantes del evento festivo, que se caracteriza por carros alegóricos, disfraces y música, figuran políticos y celebridades. La Gran Mariscal del desfile fue la actriz boricua Chita Rivera, ganadora del premio Tony.

Participó también el cantante colombiano Carlos Vives, quien fue Mariscal internacional de las Artes, así como la actriz Adamari López, madrina de las Artes, y Johnny Lozada, ex miembro del grupo Menudo, elegido padrino internacional.

Entre los invitados especiales estaba la actriz y ex Miss Universo Dayanara Torres, quien se encontraba en la ciudad promoviendo su próxima película.

"La gente nuestra está siempre muy orgullosa de ser boricua. Esta ya es la cuarta vez que yo participo porque yo también me siento muy orgullosa de serlo", dijo Torres a la AP.

Desde su carroza estuvieron compartiendo con el público los regaetoneros Daddy Yankee, Alexis y Fido, y Tito el Bambino.

La tradición del desfile comenzó a principios de la década de 1950 como un evento latino, pero poco después se concentró más en la celebración de la herencia de Puerto Rico.

Se calcula que participaron dos millones de personas como observadores del desfile.

"Hoy todos somos puertorriqueños. Son las cosas positivas de Puerto Rico las que venimos a mostrar", dijo a la AP el congresista puertorriqueño José Serrano, quien desfiló por primera vez en compañía de su hijo y su nieto.

Recientemente se produjo un escándalo entre la comunidad puertorriqueña por el rumor de que se iba usar la bandera de la isla en una etiqueta conmemorativa de la cerveza Coors Light especialmente creada para el desfile. Coors es auspiciador del desfile.

Los organizadores negaron que la imagen fuese a representar la bandera puertorriqueña o el logo del desfile.