24 de mayo de 2013 / 10:47 p.m.

El próximo domingo, decenas de miles de veteranos recordarán a sus compañeros muertos en las guerras de Estados Unidos, en medio del malestar por los recortes de los gastos gubernamentales que afectan a los servicios a los soldados heridos en conflicto.

 

Washington DC -Baltimore • Decenas de miles de ex combatientes comenzaron a congregarse hoy en torno a Washington donde el domingo, con el rugir de sus motocicletas, conmemorarán a sus camaradas, hombres y mujeres, muertos en las guerras de Estados Unidos.

El Día de los Caídos, que EU conmemorará el lunes, ocurre este año en el décimo aniversario de la invasión estadunidense de Irak y en medio del malestar por los recortes de los gastos del Gobierno, que también afectan a los servicios destinados a quienes han sufrido heridas en conflictos armados, han quedado discapacitados o sufren daños psicológicos.

En 1987 los ex combatientes de Vietnam, que tuvieron el infortunio de luchar en la primera guerra perdida por Estados Unidos, realizaron su primer desfile en honor propio en un país que nunca les agradeció su servicio.

Lo que entonces fue un desfile con unas 2,500 motocicletas se ha convertido en una demostración que, según sus organizadores, ha llegado a contar con más de 80 mil motociclistas, desde sexagenarios que lucharon en el sudeste asiático a más jóvenes que han estado en Grenada, Panamá, Afganistán, Somalia o Irak.

Las motocicletas Harley Davison -hechas en Estados Unidos- dominan la multitud de monturas mecánicas pero también abundan las marcas japonesas y, entre los jinetes con chaquetas de cuero, hay algunos que sin timidez cabalgan una que otra BMW alemana.

Los hoteles de precio razonable y los bares de dieta amistosa en los suburbios de la capital estadunidense hacen buen negocio en estas jornadas, mientras los automovilistas locales lidian en las calles con largas filas de motorizados con historia bélica.

La demostración, cuyo rugido de cilindradas se escucha a kilómetros del centro de Washington cada último domingo de mayo, lleva el nombre de "Rolling Thunder", que recuerda la campaña de bombardeos de Estados Unidos sobre Vietnam del Norte entre marzo de 1965 y noviembre de 1968.

Los participantes se congregan, antes del amanecer, en el gigantesco estacionamiento del Pentágono y cuando el sol ilumina la colina del Cementerio Nacional de Arlington, ingresan a marcha de patriotas y embanderados, con sus insignias de combate, hacia el Monumento de Vietnam.

Los organizadores mantienen como misión central de su demostración anual la rememoración de los soldados de Estados Unidos desaparecidos en misión, cuya muerte no se ha confirmado y que, según muchos veteranos, pueden seguir prisioneros de los antiguos enemigos.

La campaña tiene como distintivo una bandera negra, con el perfil de un hombre en cautiverio y las siglas POW (prisionero de guerra) MIA (perdido en acción). Durante más de un cuarto de siglo "Rolling Thunder" ha visto una presencia mayor de mujeres.

Si la generación de Vietnam tuvo mujeres sólo como personal médico cerca del campo de batalla, las décadas siguientes han puesto a las mujeres en posiciones de combate que les ameritan motocicleta propia este domingo en el paso de Arlington sobre el Puente de la Conmemoración.

Desde la II Guerra Mundial, más de medio millón de estadunidenses han muerto o han resultado heridos en conflictos armados mayores e intervenciones menores en todo el mundo, y no ha habido desde mediados del siglo XIX más de una generación de estadunidenses que no haya tenido su cuota de víctimas en campañas militares.

EFE