22 de julio de 2013 / 02:01 p.m.

La Mesa para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid convocó ayer a una nuevamanifestación de la llamada Marea Blanca, la séptima en lo que va de año, contra la privatización de varios hospitales que planea el ejecutivo.

La marcha, en su mayoría compuesta por médicos, enfermeros y trabajadores del sistema de salud pública, comenzó a las 10.30 en la madrileña Plaza de Cibeles y culminó en la Plaza de la Independencia, donde los inconformes se situaron alrededor de la famosa Puerta de Alcalá con pancartas en las que se podían con lemas como ""La sanidad no se vende, se defiende"" o ""No a los recortes y las privatizaciones"".

Una de las inconformes que colabora de manera estrecha con este movimiento es la vocera de Equo Madrid, Inés Sabanés, quien ha criticado fuertemente la postura del consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, que “no sólo no reflexiona”, sino que además “le añade un plus de arrogancia lamentable.

Sabanés ha denunciado que el plan de privatizaciones no estaba en el programa electoral del PP y tiene además “claros elementos de ilegalidad”.

""Tener el gobierno no da derecho a atacar de forma brutal un sistema público de sanidad construido con la aportación y voluntad de todos los madrileños"", recalcó.

La marcha se produjo después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) decidiera suspender de forma provisional el proceso de privatización de la gestión de seis nuevos hospitales, tras un recurso presentado por el Partido Socialista Madrileño.

Enfrascado en una política de austeridad para reducir el déficit público, el gobierno conservador de Mariano Rajoy decidió recortar 7 mil millones de euros anuales de la sanidad pública.

AGENCIAS