— EFE
6 de septiembre de 2013 / 01:21 p.m.

Ginebra  • Cerca de dos millones de niños se han visto obligados a abandonar la educación primaria en Siria, y la mitad ha huido a países vecinos, donde tampoco acuden a la escuela, dijo hoy el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En todo el país cerca de tres mil escuelas están total o parcialmente destruidas y unas 930 se usan como refugios para los desplazados; mientras que las que funcionan no tienen capacidad para recibir a los niños desplazados por falta de aulas, mobiliario, material, libros y profesores.

 

Las provincias sirias de Idlib y Aleppo son las más afectadas con mil 200 colegios destrozados y con un caída en la asistencia escolar del 30 % y el 23 %, respectivamente.

 

""Para un país que estaba a punto de lograr la educación primaria universal antes del inicio del conflicto armado, en 2011, estas cifras son impactantes", señaló hoy en rueda de prensa la portavoz de UNICEF, Marixie Mercado, al tiempo que ha alertado del peligro inminente de que los niños sirios se conviertan en "una generación perdida"".

 

Para facilitar la educación de estos niños, UNICEF planea lanzar este mes, junto el Ministerio de Educación del país, un programa de enseñanza en el hogar, que permitiría a los 400.000 niños que todavía viven en las zonas de conflicto seguir recibiendo clases.

 

El organismo ya ha desplegado por el país 70 de las 300 aulas prefabricadas que enviará a Siria y está repartiendo entre más de un millón de niños mochilas y material escolar, además de reclutar más profesores.

 

Sin embargo, desde UNICEF advierten de que se necesitan 20 millones de dólares adicionales (15.2 millones de euros) para imprimir y distribuir ocho millones de libros de texto y rehabilitar las infraestructuras escolares del país.

 

Además, la agencia de la ONU está facilitando el acceso a la escuela a casi el millón de niños que viven en los campos de refugiados de los países vecinos.

 

En Líbano el sistema de educación pública tiene capacidad para 300.000 estudiantes libaneses, pero el gobierno estima que para finales de año habrá cerca de 550 mil estudiantes sirios, de los que sólo un 15 % ha recibido clases en lo que va de este año.

 

En Jordania, dos tercios de los 150 mil niños sirios no tienen posibilidad de acudir a la escuela; de los que 30 mil viven en el campo de refugiados de Zaatari.

 

En Irak nueve de cada diez niños sirios viven en comunidades de acogida sin escuelas, sobre todo en la región autónoma de Kurdistán, que en las últimas semanas ha recibido unos 50 mil nuevos refugiados, la mitad niños; por lo que se están acondicionando espacios donde impartir clases