URIEL REYNA
24 de mayo de 2016 / 09:18 a.m.

San Antonio.- En medio de aplausos, cientos de seguidores de Emilio Navaira le dijeron adiós al cantante durante la misa de cuerpo presente que tuvo.

A partir de las 11:00 horas la Catedral de San Fernando, ubicada en el centro de la Ciudad de San Antonio, Texas, comenzó a recibir a familiares, amigos y fanáticos de Emilio Navaira.

Fue hasta las 13:00 horas cuando la carrosa que trasladaba el cuerpo del cantante, así como un par de camionetas en las cuales la familia viajaba, arribaron al lugar.

La carrosa se estacionó frente a la Catedral y fue bajada por miembros de la familia quienes rodearon el féretro abrazando a Marú Navaira, viuda del cantante, así como a la mamá de él.

En todo momento Marú se mostró desconsolada por la muerte de Emilio y hubo instantes en que su pequeña hija, Frida, se acercó a ella para limpiarle las lagrimas.

Tras la bendición del padre, el cuerpo entró a la Catedral que ya se encontraba llena de fanáticos que acudieron a decirle adiós al "Rey del Rodeo".

El féretro en esta ocasión lució cerrado y con una manta blanca sobre éste; por su parte los 5 hijos del cantante, Marú y la mamá de él se sentaron en primera fila, mientras que Raúl Navaira, acompañado por sus hijos, permaneció en segunda fila. Todos ellos se mostraron inconsolables por la partida del ídolo tejano y en mas de una ocasión el llanto los invadió. 

"Los amo mucho", fue la frase que siempre el cantante mencionaba al finalizar sus presentaciones o las propias entrevistas, y fue precisamente con esta frase con la que el padre inicio la ceremonia y lo recordó como una persona noble y llena de amor, así mismo recordó a los presentes que Emilio seguirá presente mediante su música.

En el coro que armonizó la misa se encontró el cantante Ram Herrera quien acompañado de un piano interpretó las melodías eclesiásticas.

Otro de los asistentes a la misa fue el empresario y amigo de Emilio, Oscar Flores, quien mencionó que hablaría con la familia para hacer un homenaje al cantante en diferentes plazas de México.

Durante la ceremonia todos los hijos de Emilio fueron los encargados de llevar las ofrendas al altar, tras este acto aprovecharon para acariciar un poco el féretro de su padre al momento de pasar junto a él.

Antes de terminar la misa, la hermana del interprete de "Juntos" subió al altar para agradecer a los presentes.

"Gracias a los amigos de la familia y a los fans de mi hermano que en estos momentos están fortaleciendo a Marú, a mis sobrinos y a mi mamá, se los agradecemos y tengan presente que Emilio siempre vivirá entre nosotros porque lo amamos así como él los ama a ustedes" señaló

Tras la bendición del Padre, Roberto Pulido acompañado por el coro interpretó el tema con el que la familia y el cuerpo de Emilio abandonaron la Catedral. A su llegada el cantante así habló de Emilio.

"La ultima vez que lo vi fue en Monterrey en el Domo Care, yo acompañé a Bobby esa noche y fue verdaderamente impresionante ver cómo el publico se le entregó a Emilio...el ya está en el cielo. Debería formar su grupo se llamaría 'Emilio y los Angeles del cielo'...lo voy a recordar como el hombre alegre que siempre fue...se fue mi amigo, mi compadre; le diría solo dos palabras 'Te amo' y 'Shullet' (una de las palabras de Emilio).

Ya afuera, entre aplausos y frases como "Emilio, te amamos", "Emilio, Descansa en paz" arroparon la salida del féretro.

Tras subir el cuerpo a la carrosa, los familiares abordaron las camionetas en las que viajaron mientras que los fanáticos formaron una vaya para aplaudir y de esa forma despedir a Emilio Navaira.

Los restos de Emilio fueron sepultados en una ceremonia a la que solo la familia ingresó en el panteón San Juan, ubicado a las afueras de San Antonio, Texas.