multimedios digital
26 de febrero de 2017 / 11:36 p.m.

ESPECIAL.- En un histórico y garrafal error cometido por Warren Beatty, terminó esta noche la 89 entrega anual de los premios Oscar de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés).

En la entrega del último premio de la noche, Beatty anunció que el galardón a mejor película correspondía a La La Land. Pero en cuestión de segundos aceptó su error, y aclaró que el ganador al premio de la mejor película era Luz de Luna.

En el premio estelar de la noche, la confusión reinó en el escenario, al que ya había subido todo el elenco de La La Land para felicitarse y dar su discurso de aceptación, y fueron interrumpidos para aclarar que el ganador era Luz de Luna.

Así concluyó la entrega de premios a las mejores actuaciones y realizaciones de 2016 en la llamada Meca del Cine de la industria cinematográfica.

Con 14 nominaciones que incluyen mejor película, el aclamado musical de Damien Chazelle obtuvo también el premio al mejor diseño de producción y compite en otras categorías principales, como mejor director, actor, actriz, música original y canción original (por partida doble), cuyos ganadores aún estaban por anunciarse.

Viola Davis y Mahershala Ali fueron galardonados, como se anticipaba, por sus actuaciones de reparto en Fences y Luz de Luna respectivamente.

"Me convertí en artista y gracias a Dios que lo hice porque somos la única profesión que celebra lo que significa vivir una vida", dijo Davis evidentemente emocionada al recibir su Premio de la Academia, siete años después de haber ganado el Tony con el mismo rol de esposa devota en Broadway.

"Me convertí en artista y gracias a Dios que lo hice porque somos la única profesión que celebra lo que significa vivir una vida", dijo Davis evidentemente emocionada al recibir su Premio de la Academia, siete años después de haber ganado el Tony con el mismo rol de esposa devota en Broadway.

Se lo dedicó, entre otros, al dramaturgo August Wilson y a su "capitán", Denzel Washington, director y protagonista de la cinta con quien también protagonizó la obra.

Ali, en tanto, les agradeció a sus maestros de actuación.

"Tuve tantos profesores maravillosos... Algo que me enseñaron es que no se trata de mí, se trata de estos personajes", mencionó el actor, antes de agradecerle al director Barry Jenkin y a sus compañeros de reparto, quienes dijo eran todos merecedores del reconocimiento. También le agradeció a su esposa, quien dio a luz a su hija hace apenas cuatro días.

La victoria de Ali puso fin a racha de 10 años en los que no había sido galardonado un actor negro. Ali fue galardonado por su papel de un comerciante de drogas que sirve de guía a un niño aquejado de problemas. El último actor negro que había ganado un Oscar fue Forest Whitaker, por la cinta de 2006 El Último Rey de Escocia, en la categoría de mejor actor. La última actriz negra reconocida fue la keniana nacida en México Lupita Nyong'o, por su papel de reparto en el filme de 2013 12 Años de Esclavitud..

El director iraní Asghar Farhadi obtuvo su segundo Oscar a la mejor película en lengua extranjera por El viajante, pero el realizador no asistió a la ceremonia en protesta a la medida de Trump que prohíbe la entrada a personas de siete países predominantemente musulmanes, incluyendo Irán. El viernes, publicó un video en el que le agradeció a la comunidad de Hollywood por apoyar su boicot a los Premios de la Academia y criticó a Trump al decir "busca promover el odio".

Gael García Bernal, en tanto, aprovechó su participación en la gala para expresarse en contra de la construcción del muro propuesto por Trump en la frontera méxico-estadounidense.

"Como migrantes construimos familias, construimos historias, construimos una vida que no puede ser dividida", manifestó el actor mexicano al presentar los premios al mejor corto y largometraje animados, ante millones de televidentes que veían la ceremonia alrededor del mundo. "Como mexicano, como latinoamericano, como un trabajador migrante, como humano, me opongo a cualquier muro que pueda separarnos", añadió, y recibió una ovación del público.

La ceremonia de los Premios de la Academia, en su 89na edición, fue inaugurada por Justin Timberlake, quien puso a todo el teatro a bailar con su tema nominado "Can't Stop The Feeling" de la cinta animada Trolls. Pero el ambiente festivo se tornó de inmediato político, como se esperaba, con la llegada de Jimmy Kimmel por primera vez como anfitrión.

Kimmel, con un tono irreverente pero sarcástico, destacó a "una actriz que ha superado la prueba del tiempo por sus interpretaciones sobrevaluadas y aburridas" y que celebra su 20ma nominación, Meryl Street, quien de inmediato recibió una ovación de pie de sus pares.

"Lindo vestido, por cierto. ¿Es un Ivanka?", le dijo a la actriz, y pronosticó que Trump seguramente iba a tuitear sobre la ceremonia a las 5 de la mañana, cuando fuera a hacer "sus necesidades".

La ceremonia de los Premios de la Academia se transmitía en vivo desde el Teatro Dolby de Los Ángeles.