MULTIMEDIOS DIGITAL
15 de febrero de 2016 / 11:44 a.m.

México.- Hace un año, Carolina Muñoz vivió toda una pesadilla: las modelos Yeimi y Claudia Pachón Rey, quienes se decían sus amigas, la secuestraron y torturaron por un par de fotografías que subió a su cuenta de Instagram.

Las tres jóvenes eran buenas amigas e inclusive se cuidaban en los tiempos de enfermedad, pero aquella armonía terminó cuando Muñoz subió a la red una fotografía que muestra a las hermanas siete años atrás, sin cirugías ni maquillaje; pero no fue ésta la que desató la ira de Yeimi y Claudia, sino una imagen en donde aparece su madre.

“Aquí está la loca, la mamá de las modelos”, dice el pie de la foto en donde aparece su progenitora, “una mujer creyente en el evangelio a quien no le llama la atención maquillarse y viste de acuerdo con sus creencias, muy humildemente”, según describe un cercano a las modelos.

Las burlas comenzaron en las redes, lo que provocó la furia de las hermanas, quienes decidieron vengarse de su ‘amiga’. Para ello contaron con la ayuda de un amigo en común; él la citó en un restaurant asegurándose de que llevara su celular para luego ellos borrar las fotos de la red.

Antes de que entrara al lugar, capturaron por la espalda a Muñoz y posteriormente la llevaron a una desolada carretera, la desnudaron, torturaron, le raparon la cabeza e inclusive le amenazaron con rociarle ácido en el rostro.

Ante lo sucedido, la víctima denuncio a Yeimi y Claudia, quienes fueron buscadas por la policía colombiana y hasta ahora han dado con una de ellas: Yeimi.

La modelo fue detenida por la Policía Internacional de Colombia en el aeropuerto ‘El Dorado’. Cámaras de seguridad captaron el momento en el que fue detenida, esposada y llevada a las autoridades.

Su hermana gemela, Claudia, sigue siendo buscada por la policía, pues se sospecha que huyó del país para evadir la justicia. Ambas podrían pasar hasta 28 años en prisión.